viernes, 30 de noviembre de 2012

Descongestión inmediata


El hecho de que un laboratorio disponga de su propia revista supone una enorme ventaja en muchos aspectos, uno de ellos el de la publicidad de los propios productos que encontrarán ahí el soporte ideal a coste cero (bueno, en realidad luego se prorrateaba el coste de la revista entre todos los anuncios para que pasase a la cuenta de cada producto la parte proporcional, que en cualquier caso siempre era mucho más baja que si se tratase de inserciones en cualquier otra revista).

De esta forma, en el caso de Latino-Syntex, al disponer de una revista de reconocido prestigio como “Medicamenta” (con sus dos ediciones, una para médicos y otra para farmacéuticos) todos nuestros productos tenían posibilidad de anunciarse.

Este que mostramos aquí es uno de los anuncios que hice para uno de los anticongestivos nasales más eficaces e inmediatos que hayan existido nunca: Ornade. Con una sola gragea cada 12 horas era suficiente para lograr una descongestión nasal permanente.

Cuando en mis ratos libres ayudaba a mi padre en la farmacia, yo mismo lo recomendaba a los pacientes. Y cuando yo mismo estaba resfriado y se me congestionaba la nariz, recurría a este fármaco tremendamente eficaz.

jueves, 29 de noviembre de 2012

Subidas de sueldo cada seis meses


Entre 1964 y 1975 el coste de la vida creció un 204 por ciento. En esa misma década, que coincidió con mi entrada en el mundo laboral y en concreto en los laboratorios Latino-Syntex, el índice de productividad creció un 263%, las ventas un 227% y los salarios un 624%. ¿Os imagináis estas subidas en el momento actual? Recuerdo que hubo un momento en que la inflación aumentaba tanto que el laboratorio decidió revisar los salarios de los empleados cada seis meses. ¡Sí! ¡Cada seis meses nos subían el sueldo!

Pero hubo en aquella época y en aquél laboratorio (desconozco si esta práctica se llevó a cabo en otras empresas, aunque supongo que en ninguna o en muy pocas) algo que nunca he visto: se hacían subidas de sueldo porcentuales... pero en sentido inverso. Es decir, cuanto menos dinero ganases más porcentaje de aumento de sueldo te aplicaban. Se tenía también en cuenta el rendimiento que ofreciese cada uno, de tal forma que si había dos personas con igual salario pero una de ellas trabajaba más y mejor, tenía una mayor subida que la otra. Pero, desde luego, a los que tenían los salarios más altos les podían subir un 2 ó un 5 por ciento como mucho, mientras que a los que tenían los salarios más bajos les podían subir hasta un 60%. Puedo atestiguar que algunos años yo tuve subidas salariales del 40 y del 50%; cierto es que aquél era mi primer trabajo y entré con un sueldo miserable, pero gracias a estas actualizaciones (y a mi buen rendimiento, por supuesto) conseguí en muy poco tiempo pasar de aquél sueldo miserable de un principiante (adjunto al Jefe de Producto) a un buen sueldo de mando intermedio (Jefe de Promoción).

Después de aquello nunca he visto ni conocido cosa igual, pero me parece que esa era una forma justa de redistribución de la riqueza, algo que contribuye a que las diferencias salariales se reduzcan. Lo que se aplica ahora, eso de subir el mismo porcentaje a todos, lo único que hace es aumentar las desigualdades. Un 2% para el que gana 80.000 euros al año son 1.600 euros; un 2% para el que gana 10.000 euros son 200 euros y con eso sólo se consigue que el rico sea cada vez más rico y el pobre sea cada vez más pobre.

miércoles, 28 de noviembre de 2012

Folletos en relieve


La innovación siempre estuvo presente en mis aportaciones a la publicidad médica. En esta ocasión creo que fuimos los primeros (hablo del año 1972) que dimos a nuestros visitadores médicos un folleto en relieve. La portada presentaba un calendario con bloques de fechas en distintos colores y resaltados mediante un golpe en seco a la hora de su impresión. Para poder imprimir correctamente por detrás, se había hecho en realidad un tríptico, pero se habían pegado dos de sus hojas –convirtiéndolo en díptico- para que la zona afectada por el golpe en seco quedase oculta.

En portada decíamos “¿Por qué no resolver fácilmente ese problema periódico?”. Y esta intriga se resolvía al médicos tan pronto se abría el díptico y se le explicaba que nos referíamos a la necesidad de restablecer el ritmo de las secreciones ováricas con Progestormón, algo de gran utilidad a la hora de combatir diversas indicaciones como –en este caso- la dismenorrea.

Al ser la dismenorrea un síntoma cuya causa más frecuente es un trastorno neurohormonal con hipoluteinismo, Progestormon constituía el tratamiento adecuado ya que “al restablecer la fisiología, suprime el dolor y los restantes síntomas subjetivos: malestar general, cólicos uterinos, tensión y edema premenstrual, cefalea y trastornos neurógenos”.

martes, 27 de noviembre de 2012

El premio no es para los Colegios de Médicos sino para sus comunicadores


La aseguradora Mutual Médica entregó su premio periodístico 2012 al conjunto de Responsables de Comunicación de Colegios de Médicos (RESCOMS), un galardón muy merecido ya que estos profesionales (algunos formando parte de la plantilla de su respectivo Colegio de Médicos y otros mediante contrato de prestación de servicios externos) deben luchar a diario por lograr la transparencia informativa de estas organizaciones y la accesibilidad de sus directivos a los requerimientos de los medios de comunicación.

Sin embargo la información que de esta noticia se daba en el digital PR Noticias contenía diversos errores así como apreciaciones incorrectas.

El error más gordo es cuando dicen que “cada año la Organización Médica Colegial (OMC) celebra un encuentro con todos los RESCOM” y esto es falso, la OMC no organiza estos congresos sino que son una iniciativa llevada a cabo desde hace años por los propios RESCOMS, eso sí, con el correspondiente permiso solicitado por cada RESCOM a su Colegio de Médicos para que les dejen asistir, corran con los gastos y, en el caso del organizador de turno, preste sus instalaciones para este fin.

Por lo tanto, quede claro que los Congresos que organizan han sido iniciativa de los RESCOMS y los organizan ellos, no la OMC, la cual ni siquiera ha permitido en los últimos años que los tres integrantes de su equipo de Comunicación pudieran asistir a dichos Congresos.

Otro error garrafal es hablar en la entrega de esos premios de “52 reconocimientos, uno por cada Colegio”, cuando más de la mitad de los 52 Colegios carece de un profesional de la Comunicación (sea fijo o contratado externamente), por lo que a más de la mitad no les correspondería ningún reconocimiento sino más bien una regañina por no potenciar la comunicación.

Después se dice en ese comentario que el 46% de los Colegios tienen cuenta en Twitter como si esto fuese algo muy positivo, cuando a estas alturas deberían tener cuenta en Twitter la práctica totalidad de ellos y no solo ese exiguo 46%.

A continuación comentan en plan positivo el número de seguidores de Twitter que tienen estas organizaciones, y resulta que sólo 9 de los 52 Colegios superan la minúscula cifra de 200 seguidores.

Como se ve, a los Colegios de Médicos les queda mucho por recorrer en materia de Comunicación y deberían seguir siempre los consejos de sus RESCOMS en este campo y contratarlos en todos aquellos Colegios que aún carecen de un profesional de la Comunicación. Este ha sido, pues, un premio merecido para sus comunicadores, no para sus Colegios de Médicos. Este ha sido un premio merecido para sus comunicadores... a pesar de sus Colegios de Médicos.

lunes, 26 de noviembre de 2012

Reciba “AZprensa” en su buzón


A partir de ahora puede recibir cada día en su buzón de correo “AZprensa, el blog”, un espacio informativo diferente y “muy poco convencional” sobre el mundo de los laboratorios farmacéuticos y el amplio campo de la salud.

Para ello sólo tiene que introducir en la casilla que aparece en la parte superior derecha, la dirección de e-mail en donde desea recibirlo e igualmente podrá darse de baja vd. mismo en cuanto lo desee.

“AZprensa, el blog” es un espacio informativo independiente, de actualización diaria, sin ningún tipo de publicidad ni pertenencia a ningún grupo empresarial ni político. Su autor es el mismo que puso en marcha el desaparecido diario digital AZprensa y llegó a situarlo como el segundo diario digital sanitario más leído de España. Ahora, ya jubilado, puede escribir lo que quiera sin tener que rendir cuentas a nadie; sólo a sus lectores.

domingo, 25 de noviembre de 2012

Synalar siempre fue el rey


Los productos de Syntex se vendían en más de 100 países, de los cuales 30 alcanzaban un importante potencial individual. Esto implicaba la necesidad de la adaptación constante a las leyes reguladoras que estaban en cambio permanente, así como las peculiaridades específicas de cada mercado. Por ejemplo, en Holanda predominaba la venta de los productos en envases clínicos mientras que en otros países como Tailandia lo que se vendían eran dosis fraccionadas (lo que hoy se conoce como envases monodosis) de los productos.

En la década de los 70 la línea más importante de los laboratorios Syntex eran los corticoides tópicos, en concreto la línea Synalar (acetónido de fluocinolona). Estos corticoides tópicos alcanzaron en el año 1975 unas ventas globales de 100 millones de dólares, de los cuales 80 correspondieron a Synalar. En cuanto a los antiinflamatorios no esteroideos como el Naproxen (naproxeno) se alcanzaron los 50 millones de dólares.

sábado, 24 de noviembre de 2012

El déficit de progesterona se manifiesta de varias formas


Tras un folleto amplio donde se presentaba Progestormon en todas sus indicaciones, para las visitas siguientes se preparaban dípticos específicos para promocionar el producto en cada una de las indicaciones por separado. Para promocionarlo, por ejemplo, en el síndrome dismenorreico, se utilizaba este folleto que decía en su portada que “El déficit de progesterona se manifiesta de varias formas”.

El déficit dismenorreico puede surgir en la etapa premenstrual, con una variada sintomatología: tensión y edema premenstrual, dolor, alteraciones vasculares, trastornos nerviosos, etc. Frente a ello, Progestormon podía “corregir la causa desencadenante al restablecer el equilibrio hormonal, evitando el predominio estrogénico”.

Entre sus acciones se destacaba que: restablece el ritmo de las secreciones ováricas, estabiliza la función lútea alterada, suple la falta de progesterona, no produce retención hidrosalina y no inhibe la ovulación; de ahí que se le presentase como “el progestacional oral de acción fisiológica sobre endometrio y miometrio”.

viernes, 23 de noviembre de 2012

“Información al Día” una revista sin precedentes


En octubre de 1999 puse en marcha una iniciativa sin precedentes en la industria farmacéutica (y yo diría que en incluso en el mundo empresarial), la edición de una revista de empresa. ¿Y eso es novedoso? Bueno, lo realmente novedoso de aquella iniciativa se basaba en dos hechos que nunca se han dado en ninguna otra publicación de este tipo:

1.- Aun cuando todas las noticias estaban relacionadas con las actividades o intereses de la compañía, como era lógico, sin embargo el tratamiento de las informaciones estaba presidido única y exclusivamente por criterios periodísticos y rigor informativo.

2.- Los contendidos de la revista eran seleccionados y redactados por los miembros de mi equipo, el Departamento de Comunicación, y nadie más –absolutamente nadie más, ni el Presidente, ni los directores, ni ningún otro directivo- veía la revista hasta que esta se distribuía.

Por consiguiente no tenía nada que ver con esas revistas de empresa donde los contenidos vienen dictados por la dirección de la empresa y donde la redacción de los artículos pasa siempre por la supervisión (y censura) de dichos directivos. Aquí, en este caso, nadie dictaba ni supervisaba nada, sino que eran los propios responsables de comunicación de la compañía quienes elegíamos libremente los temas, los trabajábamos como material periodístico y los entregábamos a maquetación sin más supervisión que la nuestra. Incluso esa maquetación era diferente: mientras que la mayor parte de las revistas de empresa se editan en formato A4 en el caso de “Información al Día” se editaba en formato A3 o tabloide, el mismo que utilizan los grandes diarios de información general.

La puntualidad fue una de mis obsesiones (¿o es que alguien entiende que pueda ir a un kiosco de prensa a las nueve de la mañana y le digan que “todavía no ha salido”?) y cada día uno del mes salía una nueva edición que se entregaba a todos los empleados de la compañía y se enviaba también a todos los periodistas sanitarios de España, a los responsables de Comunicación de la central y de otros países con los que trabajábamos en equipo, a varios miles de médicos lideres de opinión, a la sede de las sociedades científicas y a varios cientos de colaboradores externos. Además, siempre había ejemplares de la misma en recepción porque aquella información periodística e independiente –aun cuando los temas estuviesen relacionados con esa compañía- eran la mejor tarjeta de visita que podía darse a cualquier visitante, precisamente por su interés e imparcialidad, dos cualidades imprescindibles para que haya “credibilidad”.

La revista se estuvo editando durante 83 meses, por lo que si tenemos en cuenta que salían once números al año (no se editaba en agosto) esto supuso siete años y medio. Una larga vida para un proyecto cuyas características no he visto reflejadas jamás en ningún otro.


Ahora, a través de este espacio informativo –AZprensa, el blog- que también tiene actualización diaria- rindo homenaje a aquél proyecto y cada día incluyo alguna nueva información, eso sí, como podéis comprobar: muy poco convencional.

jueves, 22 de noviembre de 2012

Médicos "cabestros"


Quizás nadie haya oído hablar nunca de los “médicos cabestros” aunque existir, claro que existen. Yo escuché hace muchos años esta definición. Nos la dijo un directivo que era bastante bruto y temperamental, aunque era de esos que siempre iba de frente, vamos, de esos que son brutos pero nobles. Estábamos preparando la presencia del laboratorio en un congreso. Yo me ocupaba de supervisar el diseño del stand pero había muchos otros frentes que cubrir y fue entonces cuando este directivo le dijo al Jefe de Ventas que necesitaba “algún cabestro” para uno de los simposios que se iban a celebrar en ese congreso. Captada mi atención con semejante palabra, estuve al tanto de la conversación posterior para enterarme de qué era eso de los “médicos cabestros”. Según pude saber, se trataba de pedir a un par de médicos amigos que asistiesen al citado congreso y cuando llegase el turno de las preguntas, hiciesen cada uno la pregunta que les indicaba el laboratorio. ¿Qué clase de pregunta? Pues ese tipo de preguntas cuya respuesta obligada no hace sino poner en evidencia las ventajas de un determinado producto (evidentemente el nuestro) aun cuando dicho simposio estuviese organizado por la competencia o simplemente por la propia organización del congreso. De esta forma se obligaba al ponente de turno, profesional de prestigio, a reconocer que tal cualidad de un producto era importante.

Como ese tipo de preguntas la formulaban médicos asistentes, nadie la relacionaba con los intereses del laboratorio, y como la respuesta la daba un líder de opinión en el trascurso de un simposio ajeno a los intereses del laboratorio y ante una gran audiencia, se conseguía un gran impacto y una gran credibilidad. Si esa misma pregunta la formulase alguien del laboratorio, la respuesta no tendría credibilidad porque se vería que había sido inducida, pero al hacerse de esta forma se conseguía el protagonismo de una forma completamente “imparcial”.

Es posible que tal definición, “médicos cabestros”, sólo haya sido utilizada por aquél directivo en cuestión, pero después de cuatro décadas en la industria farmacéutica he podido comprobar que con ese u otro nombre, ese tipo de médicos sí que existen.

miércoles, 21 de noviembre de 2012

La ilusión es un premio que no caduca


Posiblemente el primero de los grandes premios para Visitadores Médicos en el que de alguna manera colaboré (tareas de comunicación y motivación para alcanzar dicho premio) fue el de un viaje a París para los Visitadores que vendieran más ejemplares del corticoide Triniol. Como no es lo mismo trabajar de Visitador en una gran ciudad que en una pequeña, se establecieron tres premios, uno para el mejor de Barcelona y Madrid, otro para el mejor de aquellas provincias que tenían varios Visitadores, y otro finalmente para el mejor de aquellas otras provincias con un solo Visitador. De esta forma, cada uno estaría luchando por el premio en igualdad de condiciones.

Recuerdo que los ganadores fueron Pascual Fernández (Barcelona), Brinquis (Zaragoza) y García Fernández (Almería). A cada uno de ellos le correspondió un viaje de una semana, para dos personas, con todos los gastos pagados. Había también un segundo premio que consistía en un viaje de iguales características pero cuyo destino era Palma de Mallorca. La lucha fue difícil y como reconoció García Fernández “el hecho de lo reñido lo demuestra que al final solo ha habido una diferencia de ejemplares vendidos de 35 respecto al segundo”.

Pude comprobar, ya en 1975, como este tipo de premios motivaba más que el dinero. Como reconoció García Fernández “al fin y al cabo con el dinero ya sabemos lo que ocurre, se destina a tres o cuatro cosillas y al final resulta que se queda uno sin dinero, y después de la ilusión de los primeros días, se pasa. Por el contrario un premio de este tipo es algo que se recuerda toda la vida”.

Estoy seguro que Pascual Fernández, Brinquis y García Fernández, todavía lo siguen recordando con agrado, al igual que muchos de los que participamos en aquella promoción que por aquél entonces era algo excepcional y después se ha convertido en algo habitual.

martes, 20 de noviembre de 2012

Syntex también era agrícola y ganadera


Recuerdo que había una revista decana en su sector que se llamaba “España agrícola y ganadera”; pues bien, los laboratorios Syntex también abarcaban estos campos. En 1975, por ejemplo, tenía en marcha un amplio campo de investigación para el descubrimiento y desarrollo de nuevos productos para la salud de los animales, tanto para aumentar el control de sus enfermedades como para incrementar la producción de diversas especies animales. Por otra parte, en el campo de la agricultura era innovador en aquella época el programa para desarrollar cultivos hidropónicos, esto es, sin necesidad de tierra para su sustento.

lunes, 19 de noviembre de 2012

El progestacional más eficaz por la vía más cómoda


Qué duda cabe que los comprimidos son la vía de administración de cualquier fármaco, y en el caso de los progestágenos, también era posible utilizar esta vía gracias a Progestornom. Así se destacaba en la portada de este folleto donde se presentaba este fármaco de acción específicamente progestacional por vía oral que, a diferencia de la progesterona en esta vía, no se metaboliza a su paso por el hígado. Además es 20 veces más activo y de acción más rápida que la progesterona inyectable y carece de efectos estrogénicos, androgénicos y metabólicos y no tiene acción virilizante ni sobre el feto ni sobre la madre.

A través de un documentado folleto de 8 páginas se destacaban sus acciones en las principales indicaciones: amenaza de aborto, aborto habitual, insuficiencia luteínica y dismenorrea y tensión premenstrual.

Este producto producía una transformación secretora del endometrio, un frenaje de la acción estrogénica y una sedación de las contracciones espontáneas del músculo uterino. Además, no modificaba la temperatura basal del ciclo, permitiendo determinar el momento de la ovulación, algo especialmente importante en los casos de esterilidad por insuficiencia luteínica y dismenorrea.

Se podía poner en la contraportada, con toda razón, un sello de garantía que decía que Progestormon era “un producto Syntex, primer centro de investigación mundial en la fisiología de la reproducción”.

domingo, 18 de noviembre de 2012

El 72% de los fracasos anovulatorios se deben a olvido o error en la toma de los comprimidos


En este folleto se jugaba con las letras y los comprimidos de diversos colores para destacar que “El 72% de los fracasos anovulatorios se deben a: olvido o error en la toma de comprimidos o comienzo tardío del tratamiento”.

Por ello, Latino-Syntex ofrecía un nuevo método anovulatorio: el régimen secuencial continuo, consistente en la administración de un comprimido cada día, todos los días del ciclo, pudiendo elegirse entre dos nuevos fármacos anovulatorios según las características de cada mujer.

Esto era mucho más sencillo, porque ahorraba consultas aclaratorias y la confusión de las pacientes; mucho más seguro, porque evitaba empezar tardíamente el tratamiento cuando el mecanismo de la ovulación ya se ha puesto en marcha; mucho más fisiológico, porque habituaba al endometrio a un funcionamiento fijo y similar al fisiológico; y mucho mejor tolerado, porque regularizaba los ciclos en duración fija de 28 días.

Ovopausine se presentaba en envase de 28 comprimidos para ciclos anovuladores regulares de 28 días: 11 comprimidos blancos (estrógeno), 10 mcomprimidos verdes (estrógeno+pregestacional) y 7 comprimidos rosas (placebo); mientras que Normotonal se presentaba en envase con 28 comprimdios: 14 blancos (estrógeno), 7 verdes (estrógeno+progestacional) y 7 rosas (placebo).

Tomando un comprimido cada día, todos los días de ciclo, ciclo tras ciclo, se reducía considerablemente la posibilidad de olvido o error en la toma de comprimidos al no existir días de pausa (aquí se sustituían esos días de pausa por comprimidos de placebo) y se podía afirmar por tanto que disminuían ese 72% de fracasos de otros anovulatorios.

sábado, 17 de noviembre de 2012

Decididamente, todas las mujeres son diferentes


Al disponer de dos anovulatorios específicamente adaptados a unos determinados perfiles estrogénicos de la mujer, había que insistir en la necesidad de esa diferenciación. En este folleto, se ofrecían en portada dos cuadros famosos en los que el artista había representado un perfil de mujer muy distinto uno de otro: Rubens “pone de relieve en su obra los caracteres propios de un predominio progestacional marcado” mientras que Boticelli “imprimió a sus figuras de mujer el aspecto de un claro predominio estrogénico”.


Después, en el interior, se recordaba que Ovopausine y Normotonal minimizaban el riesgo de los fracasos inherentes a las demás pautas anovulatorias existentes en aquellos años. Por eso se destacaba al médico que “con una breve explicación por su parte, ella comprenderá fácilmente. El primer comprimido se toma el 5º día a partir del comienzo de la regla y después se ingerirá un comprimido cada día, todos los días del ciclo, ciclo tras ciclo”. Así de fácil: “sin pausas, sin cálculos, sin calendarios”.

viernes, 16 de noviembre de 2012

¿Por qué tratar a todas las mujeres con la misma medida?


Esta era la pregunta que formulaba en la portada de este otro folleto de los anovulatorios Ovopausine y Normotonal, y recordábamos a los médicos la necesidad de adaptarse al perfil hormonal de cada paciente.

Con el régimen secuencial continuo que ofrecían estos productos se disponía de un tratamiento especialmente indicado para las mujeres olvidadizas, para las mujeres con tendencia al retraso en la aparición de las reglas, y para las mujeres con anomalías en la duración y cuantía de la etapa de menstruación.

Se obtenía con ellos un efecto ovulostático más constante, una mejor corrección de los trastornos del ciclo y la eliminación virtual de los efectos secundarios. Entre sus principales ventajas podía destacarse que no alteraban la temperatura basal ni influían en los procedimientos de observación del moco cervical, así como una reversibilidad del efecto anovulatorio incluso después de tratamientos prolongados y una seguridad psicológica de efecto anovulatorio continuo.

jueves, 15 de noviembre de 2012

Los mil nombres del Visitador Médico


La figura del Visitador Médico ha acompañado al médico desde los orígenes de la industria farmacéutica, ya que era ellos los encargados de dar a conocer al médico las características de los medicamentos que se iban descubriendo y poniendo a su disposición. En un sector de tanta innovación como el de la industria farmacéutica (tan solo las telecomunicaciones y la industria aeroespacial destinan más dinero a investigación) era lógico que continuamente se descubriesen nuevos y mejores fármacos, y en consecuencia era necesario que hubiese unos profesionales dispuestos a patear las calles y visitar uno por uno a todos los médicos para darles a conocer estas novedades y por supuesto convencerlos de su utilidad para que las recetasen.

El nombre de Visitador Médico es el más popular, aunque existen otros más “finos” como Delegado de Visita Médica o Delegado Científico. Pero también existían otros con menos glamour, que ya quedaron en desuso, como los de Representante, Vendedor, Viajante o Agente de Propaganda.

Era común esa figura del hombre bien trajeado, acompañado de una inmensa cartera, que acudía a la consulta del médico y esperaba junto a los pacientes desde unos pocos minutos a unas cuantas horas, hasta que el médico decidía atenderlo (para desagrado de los pacientes si veían que éste se colaba antes que ellos).

Antes, los Visitadores Médicos se elegían entre aquellas personas dotadas con un mejor “don de gentes”; es decir, gente con buena presencia, facilidad de palabra, trato agradable, extrovertidos, etc. La formación era lo de menos, con que se aprendiesen de memoria lo que ponía en el folleto, era suficiente; lo importante era que supieran “pedir la receta” de manera eficiente. Por eso, se reclutaba el personal del campo de los agentes comerciales de cualquier tipo de producto (electrodomésticos, alimentación, etc.) aunque también se reclutaban algunos estudiantes fracasados de Medicina o Farmacia. Después la cosa cambió, se fue profesionalizando este oficio, y ya solo accedieron a él prácticamente titulados universitarios, fundamentalmente en los campos de la Medicina, Farmacia, Biológicas, etc. Con esta formación, los Delegados Científicos, podían charlar de tú a tú con el médico respecto a aspectos técnicos de medicina. Pero la empatía era y es algo que siempre tenía que estar presente, porque si después no hay receta, no vale de nada el esfuerzo realizado.

miércoles, 14 de noviembre de 2012

Los IBP han sido el acontecimiento más importante en la lucha contra la ERGE


La enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE) es una condición clínica en la que el reflujo del ácido del estómago al esófago es lo suficientemente severo como para causar síntomas recurrentes que impactan de forma significativa en la calidad de vida de los pacientes y, en algunos casos, daña al esófago. El ardor de estómago es el síntoma más frecuente de esta enfermedad a menudo crónica y debilitante.

Desde que el omeprazol fue comercializado en 1988, el empleo de los inhibidores de la bomba de protones (IBP) para el tratamiento del reflujo ha crecido constantemente, reflejando una confianza creciente en su eficacia y tolerabilidad. “El desarrollo de los IBP ha sido el acontecimiento más importante en la evolución del tratamiento del reflujo, y ningún otro tratamiento ha mostrado un porcentaje de éxitos comparables”, según el profesor Roger Jones (Reino Unido).

martes, 13 de noviembre de 2012

¿Desaparecerán los Colegios de Médicos?


Hay una nueva web sobre temas de salud y el mundo sanitario que se llama “Consalud”. Uno de sus artículos publicados habla sobre la colegiación obligatoria de los médicos, un tema polémico y que lleva tiempo cuestionándose.

El hecho cierto es que la mayoría de los médicos en ejercicio no sabe muy bien para qué sirve el colegio profesional, por qué es necesario colegiarse para ejercer su profesión, y lo que es peor, a qué se destinan las cuotas de colegiado.

Tan desligados y poco implicados con su Colegio están los médicos, que cada vez que hay elecciones en los mismos –y salvo honrosas excepciones como es el Colegio de Médicos de Ciudad Real en donde la participación supera el 60 por ciento- en la mayoría de los Colegios de Médicos se registran unos índices de participación inferiores al 50 por ciento y en algunos casos como el Colegio de Médicos de Murcia tan irrisorios como un 2 por ciento o como el Colegio de Médicos de Madrid con un 13 por ciento.

Si queréis leer el artículo y de paso echarle un vistazo a esta nueva web, aquí tenéis el enlace:

lunes, 12 de noviembre de 2012

Todas las mujeres son diferentes


Latino-Syntex era un laboratorio avanzado para su tiempo, incluso en los productos; entre ellos se contaban dos anticonceptivos, Ovopausine y Normotonal. Hasta hacía muy poco tiempo estaba prohibida en España la venta de la píldora hormonal anticonceptiva y sólo después de muchos esfuerzos se consiguió su comercialización autorizada solo para corregir trastornos del ciclo menstrual. Cuando yo entré a trabajar en 1971 ya se podía prescribir como anticonceptivo, aunque los visitadores médicos debían tener muy claro a qué médicos lo presentaban y a quienes no, porque eran muchos los médicos que se negaban a recetar anticonceptivos e incluso disponer de un anticonceptivo en el catálogo de productos era algo que reportaba imagen negativa al laboratorio.

Como disponíamos de dos anovulatorios, debíamos situar cada uno de ellos en su nicho de mercado correspondiente; de ahí la frase de portada de este folleto, que decía: “Porque todas las mujeres son diferentes...” y dentro se explicaba que por esa razón necesitaban anovulatorios diferentes. “Al instaurar un tratamiento con anovulatorios conviene tener en cuenta el perfil hormonal de la pacientes” y por ello se recomendaba “Ovopausine en las mujeres con perfil estrogénico y Normotonal en las mujeres con perfil progestacional o normal”.

En el interior del folleto se ofrecía una sencilla tabla de valoración en cuanto a características del ciclo menstrual, síntomas clínicos y examen ginecológico, que permitían fácilmente a cada médico determinar el perfil hormonal de su paciente y en consecuencia prescribir el anovulatorio específico.

Se trataba de los primeros anovulatorios (se utilizaba esta palabra en vez de “anticonceptivos” que era tabú) secuenciales, con diferentes cantidades de estrógeno y progestacional en sus comprimidos, los cuales se completaban con otros comprimidos de placebo para que la mujer se acostumbrase a tomar una píldora cada día, aun cuando muchas fuesen de placebo, puesto que la realidad es que de cada 28 comprimidos había tres semanas de tratamiento terapéutico y una semana de descanso por los comprimidos placebo.

domingo, 11 de noviembre de 2012

Crecer más que los gastos


Por mucho que crezcan las ventas, si los gastos crecen más, hay un problema. Ya en el año 1975 los gastos de Syntex en I+D alcanzaron los 20,7 millones de dólares, lo que representaba el 8,4 por ciento del total de ventas. Las principales líneas de investigación se centraban en nuevos productos en el área de la fisiología reproductiva, sustancias tópico antiinflamatorias, agentes cardiovasculares, compuestos para tratar enfermedades respiratorias, productos nutritivos, área del sistema nervioso central y productos en el campo de la inmunología.

Según informó el Dr. Bowers, vicepresidente de Syntex en la década de los 70, entre 1971 y 1975 Syntex duplicó sus ventas, pasando de 117,4 millones de dólares en 1971 a 245,9 millones de dólares en 1975. Esto supuso mantener un índice de crecimiento del 15,6 por ciento de media durante esos cinco años. Sin embargo el coste de materias primas sufrió incrementos superiores (17%), al igual que los costes operativos (18%) y las inversiones destinadas a I+D (16%).

Tal como señalaba Bowers la clave para avanzar  estaba en mejorar la productividad y eso suponía “motivar a la gente para que sean más eficaces en sus trabajos. La experiencia indica que la productividad se incrementa si una persona encuentra una realización en su trabajo y puede desarrollar más plenamente sus facultades o capacidades propias”. Por ello afirmaba que la responsabilidad de los Jefes y Directores es la de “incrementar el grado de motivación de los empleados”.

sábado, 10 de noviembre de 2012

El descubrimiento del C T Scanner


Una de las divisiones de los laboratorios Syntex era Syntex Analitical Instruments y estos presentaron en 1975 un nuevo y revolucionario sistema de radiodiagnóstico, el C T Scanner, un tomógrafo axial por computadora, que revolucionó el campo del radiodiagnóstico y del que ya se aventuró en su momento que su importancia sería similar a la del descubrimiento de los rayos X por Roentgen.

El diagnóstico de rayos X permite ver las delicadas diferencias en la densidad de los tejidos, pero estas diferencias aparecen mucho más claramente en un tomograma por computadora que en un cliché de rayos X convencional.

El término “tomografía” viene de la raíz griega “tomos” que significa corte o rebanada; por lo tanto se denomina tomograma a la representación de una parte del paciente.

Debido a su gran valor diagnóstico, no sólo ayuda a salvar vidas sino que permite a los médicos restringir la necesidad de utilización de los rayos X convencionales evitando sus riesgos.

viernes, 9 de noviembre de 2012

El extraño caso del dimetil-sulfóxido


A principios de los años 70 tenía gran éxito comercial un antiinflamatorio denominado DMSO (dimetil-sulfóxido). Su formulación era en líquido (incoloro de pero de olor bastante desagradable) para aplicación local y su eficacia era notable, provocando de inmediato una sensación de calor en la zona afectada y posteriormente calmando el dolor y ayudando a la remisión de la inflamación; se utilizaba en el campo de la traumatología (golpes, torceduras, esguinces, etc.). Hasta ahí, todo bien; sin embargo había que tener mucho cuidado con su aplicación. En primer lugar, era necesario limpiar bien toda la zona sobre la que se iba a aplicar porque el DMSO no era lo único que penetraba en la piel para arrastrarlo a la zona afectada e incluso al torrente circulatorio anexo sino que también arrastraba con él cualquier otra sustancia que lo acompañase. Si se asociaba con algún otro principio activo, eso constituía una ventaja, el problema era que el DMSO no hacía distinciones en cuanto a sus acompañantes, esto es, si la piel afectada estaba manchada de tinta, esa tinta sería arrastrada al interior del organismo. Por otra parte, que a nadie se le ocurriese, después de su aplicación, llevarse las manos (si estas habían entrado en contacto con el líquido) a los ojos o a la boca, porque produciría una irritación inmediata. No obstante, y a pesar de todo esto, varios laboratorios farmacéuticos disponían de él y tenía un buen volumen de ventas.

Aunque en aquella época no se era tan estricto como ahora en cuanto a la seguridad de los medicamentos, sí que se hacían ensayos clínicos continuos para verificar la eficacia e inocuidad de los fármacos. Así, en uno de aquellos estudios post-comercialización descubrieron que el citado DMSO podía producir ceguera. El estudio había sido realizado sobre monos, y más de un directivo de la industria farmacéutica pensaba que aquello era una exageración, que posiblemente la causa de que hubiese producido ceguera era “que hubiesen sumergido a los monos en aquél líquido”. Fuera como fuere, con exageración o sin ella, el caso es que ese estudio fue la condena para el DMSO: los laboratorios –unos con mayor celeridad que otros- decidieron retirarlo del mercado a pesar de todo lo que se vendía, de su eficacia y de que –en humanos- nunca había producido ese tipo de efectos secundarios, desde luego a ningún humano se le había ocurrido bañarse en DMSO.

jueves, 8 de noviembre de 2012

Bellezas con almorranas


Uno de los más firmes competidores de Synalar Rectal era Hemorrane, de los laboratorios Leo. Estos laboratorios de origen escandinavo invertían mucho dinero en la publicidad de este producto, sobre todo en revistas, y no sólo en la suya propia (“Leo habla de Escandinavia”) sino también en el resto de revistas médicas. Pero a lo largo de los años, su campaña publicitaria era siempre la misma, una misma frase y la fotografía a página entera de una mujer despampanante. Cada poco tiempo iba variando la foto de la mujer, a cuál más exuberante y provocativa. Aunque no llegaban a estar tan ligeras de ropa como las que publica el diario As en su última página, sí que eran insinuantes y provocativas. Pero ¿cuál era la frase que acompañaba siempre esas imágenes? Era esta: “Sólo Vd., doctor, y Hemorrane, conocen el secreto problema de esta bella mujer”. Es decir, que esos bombones, esas preciosidades de mujer tenían hemorroides. Sin embargo, a tenor por la cara de satisfacción que mostraban, su problema ya debía estar resuelto, y por supuesto gracias a Hemorrane.
No había varón en este país que no quedase prendado de aquellas mujeres y era tan clara la asociación con la marca del producto, que Hemorrane se convirtió y se mantuvo con gran éxito entre los antihemorroidales.

miércoles, 7 de noviembre de 2012

Tan suave como una pluma


En la publicidad farmacéutica se han utilizado siempre las analogías para trasladar al médico de una forma muy gráfica y fácilmente recordable, las principales propiedades de cada medicamento a fin de conseguir el adecuado impacto y recuerdo para que pueda luego recetarlo.

El acetónido de fluocinolona, uno de los corticoides tópicos de mayor éxito en la historia de la Dermatología (a pesar de ser descubierto en 1957 todavía hoy se sigue utilizando con eficacia no superada), estaba a disposición de los médicos en numerosas formulaciones para adaptarlo a la indicación de que se tratase: había formulaciones para su administración como crema dermatológica para su aplicación sobre la piel, también por vía rectal, o en spray nasal, o en gotas para los oídos... pero faltaba una formulación. ¿Qué pasaba en determinadas afecciones, como el eritema solar, cuando la simple aplicación de una crema supone un suplicio? Se precisaba una vehiculización que fuese “tan suave como una pluma” para poder aplicar el producto sin causar ningún dolor sobre la piel. Esa formulación fue la espuma, mediante un envase presurizado que la extendía sobre la piel sin ejercer la más mínima presión sobre aquella y evitando en consecuencia ese dolor.

Para el lanzamiento de Synalar Espuma se creó un folleto con esa frase de portada, “tan suave como una pluma”, y una fotografía a todo color de un precioso cisne (parecido al de la fotografía en blanco y negro que acompaña este comentario).

El producto era realmente innovador (estamos hablando de los años 70) y tanto era así que el visitador médico, en un momento de la presentación, sacaba una cartulina de color rosa, cogía un envase de Synalar Espuma y pulverizaba sobre dicha cartulina. El médico podía comprobar “in situ” cómo el producto se extendía de manera uniforme y sin necesidad de tocar la cartulina, e igualmente podía pasar un dedo por la superficie de la espuma y comprobar su excelente calidad cosmética.

Synalar Espuma tuvo un éxito relativo, a pesar de su buena eficacia y extraordinario modo de aplicación, y eso fue debido a su alto precio: el coste del envase y del proceso de fabricación era muy elevado y no quedaba más remedio que repercutirlo en el precio final. Por esto, pasados unos años, cuando el precio de venta al público no subía pero sí lo hacían los salarios y los precios de los componentes de envasado y fabricación, dejó de ser rentable y por ello tuvo que retirarse del mercado. Sólo aquellos que tuvimos la oportunidad de tocar esa espuma podemos dar fe de que era realmente “tan suave como una pluma”.

martes, 6 de noviembre de 2012

Vocación internacional


Las divisiones de productos Latino y productos Syntex se caracterizaron siempre por su intensa actividad de colaboración con otras firmas para la concesión de licencias de sus productos o viceversa. En el caso concreto de Latino, en el año 1975 mantenía contactos con primeras firmas de investigación tales como Poli, de Milán (Italia), Angelini, de Roma (Italia), Janssen (Bélgica), Tanabe y Kyorin (Japón).

La sede central estaba en Palo Alto (California, Estados Unidos) pero en Europa, sólo en España y en el Reino Unido disponían de una subsidiaria capacitada para realizar operaciones por sí misma. Por eso, tal como afirmaba el Dr. A. D. Cross, de la división farmacéutica internacional, el objetivo era “incrementar el número de subsidiarias con objeto de sacar el mejor partido de los éxitos de Syntex en investigación”.

Aunque las operaciones internacionales de Syntex habían comenzado 16 años atrás cuando se formó la división farmacéutica en México, no se había dispuesto de un plan programado de expansión durante aquellas décadas. Por ello, además del papel fundamental que jugaban España y Reino Unido, se estaba trabajando con una compañía asociada en Japón, una compañía de operación conjunta en Francia, una nueva subsidiaria en Alemania. Los pasos siguientes serían Italia, Venezuela, Filipinas, Australia, sudeste de Asia y Canadá.

lunes, 5 de noviembre de 2012

La primavera como amenaza


La primavera no siempre es de color de rosa, y si no que se lo digan a quienes padecen astenia primaveral. Por eso en este folleto destacaba en portada que “La primavera avanza... pero no para todos”.
 
Tras esa llamada de atención, el visitador médico desplegaba el folleto y mostraba al médico todo un collage de vitalidad y color, indicándole que “en el decaimiento primaveral y en todos los trastornos del apetito y la nutrición, Stenobolone mejora el estado general del paciente, aumenta el rendimiento psicofísico y proporciona un mejor aprovechamiento de los alimentos”.

Finalmente se hacía ver al médico que una sola receta (una caja con 3 ampollas de administración una cada 15 días) suponían un tratamiento completo cuyos efectos comenzaban a notarse a las 24 horas, estando “prácticamente libre de secundarismos, a las dosis recomendadas”.

domingo, 4 de noviembre de 2012

A veces al niño también hay que darle cuerda


Los médicos estaban clasificados en categorías según su poder de prescripción. A los de primera categoría (los que hacían más recetas) se les visitaba todos los meses. Como, lógicamente, no se podía caer en la machaconería y el aburrimiento, cada dos meses se hacían folletos nuevos (con nuevas imágenes, nuevo diseño, y si se podía, nuevas indicaciones).

En esta ocasión, para la visita que promocionaba Stenobolone, se hizo este otro folleto que reflejaba una situación que preocupa a todas las madres, y es esa cuando “a veces también al niño hay que darle cuerda”. En el interior se explicaba que “cuando el niño ya está cansado, triste y sin vitalidad, el tratamiento con Stenobolone le devuelve el dinamismo de una forma eficaz, rápida y sencilla”.

Se hablaba de que este esteroide suponía un aporte de energía “puramente fisiológico” y estaba indicado en trastornos del apetito y de la nutrición, convalecencias, infecciones crónicas, astenia, prematuridad y distrofias del lactante y retrasos puberales.

sábado, 3 de noviembre de 2012

Si el niño ya no se acuerda de los juguetes de reyes


El Stenobolone era un esteroide descubierto por Syntex el cual encontró en el campo pediátrico un buen segmento de mercado. Por este motivo se realizaban numerosas campañas dirigidas a los pediatras y médicos generales que veían niños.

Este folleto se utilizó durante los meses de noviembre a febrero, llamando la atención sobre el problema que supone cuando “el niño ya no se acuerda de los juguetes de Reyes”

En el interior se explicaba que “algo falla en su interior, y esa inapetencia y decaimiento orgánico repercuten en su conducta”. Por consiguiente se instaba al médico a recetar a esos niños Stenobolone, el cual “le devolverá su apetito y vigor habitual de una forma eficaz, rápida y sencilla”.

No estaba de más recordar también al final, cuando se pasaba a recordar las presentaciones, que la inyección era indolora, y que en su formulación de 50 mg era “el tónico estimulante específico para la infancia”.

viernes, 2 de noviembre de 2012

Las décadas doradas de la investigación en hormonoterapia


En las décadas de los 50 y los 70, el laboratorio Syntex fue un líder mundial destacado en la investigación en hormonoterapia, descubriendo más de 4.000 nuevos compuestos esteroidales y más de 1.200 patentes mundiales. Entre las más importantes cabe citar las siguientes:

1944.- Descubrimiento de la síntesis de las hormonas esteroidales a partir de las dioscóreas, y síntesis de la progesterona.
1946.- Síntesis de la testosterona.
1947.- Síntesis de la desoxicorticosterona.
1950.- Síntesis del estradiol y 19-nor-testosterona.
1951.- Síntesis de la cortisona, prednisona, prednisolona, 19-nor-progesterona, noretindrona y noretinondrel.
1956.- Introducción del método anovulatorio secuencial. Concesión de licencias para el uso de anovulatorios de patente Syntex a diversos laboratorios.
1957.- Síntesis de corticoides halogenados en C6: acetato de cloroprednisona, acetato de parametasona, acetónido de flurandrenolona,y acetónido de fluocinolona.
1958.- Síntesis de la oximetolona y dromostanolona.
1959.- Síntesis de la delta-clormadinona.
1964.- Síntesis del flucloronide.
1970.- Síntesis de fluocinolide y nandrolona.

jueves, 1 de noviembre de 2012

"Duros de chocolate" en las farmacias


Cuando yo era pequeño (para el que no lo sepa, ya se habían extinguido los dinosaurios) me gustaba ir a la farmacia de mi padre y ayudarle a despachar. Yo era aún muy joven y por eso no entendí lo que un día me pidió un hombre. Cuando llegó al mostrador me pidió “unos duros de chocolate”. Yo me quedé extrañado. ¿Qué clase de petición era aquella? ¿Acaso no se había dado cuenta que eso era una farmacia y no una pastelería? Tan sorprendido estaba por esa insólita petición que simplemente acerté a responder: “no, de eso no tenemos aquí”. Entonces el hombre me contestó: “¿No está por ahí tu padre?”. En efecto, mi padre andaba trabajando por la trastienda, así que lo llamé. El hombre repitió la petición y vi cómo mi padre abría un cajón y le daba algo que parecían “duros de chocolate”, unas piezas circulares envueltas en papel de plata dorado. Cuando cada cual volvió a sus ocupaciones me acerqué a investigar qué era aquello tan misterioso y leí el envoltorio: eran preservativos. Desde aquél momento no tuve problema en dispensar “duros de chocolate” a todo el que los pedía, y me sorprendía cómo su venta aumentaba exponencialmente los fines de semana.