sábado, 1 de octubre de 2016

Vacunas útiles, con reparos e innecesarias

(AZprensa) Dentro del creciente ambiente de lucha entre los partidarios y los enemigos de las vacunas, el Dr. Juan Gérvas, conocido articulista y ponente, ha publicado en “Acta Sanitaria” un interesante artículo en donde analiza las 16 vacunas más importantes, una a una y aportando numerosa bibliografía, y su dictamen final da como resultado que algunas vacunas son totalmente innecesarias e incluso peligrosas y que otras aún tienen muchos fallos y no deben administrarse de forma generalizada, aunque eso sí, también hay algunas vacunas que son útiles, necesarias y que han demostrado sobradamente su eficacia.

Al final de este artículo ofrecemos el enlace con la publicación original para todos aquellos que estén interesados en obtener más información sobre este tema; de momento, resumimos aquí su diagnóstico:

VACUNAS ÚTILES

La vacuna contra la tuberculosis sigue siendo útil y no le pesan los años.

La vacuna contra la poliomelitis es muy eficaz y puede llevar a erradicar la enfermedad, aunque su presentación oral ha dado lugar a nuevas cepas del virus que quizá entrañen riesgo en el futuro.

La vacuna contra el sarampión es el ejemplo de vacunas eficaces que además crean inmunidad de grupo.

La vacuna contra la tos ferina es necesaria aunque debe mejorarse ya que protege por poco tiempo y ha provocado la evolución de la bacteria.

La vacuna contra el tétanos es eficaz aunque se emplea en exceso. Con 5/6 dosis en infancia-adolescencia y una revacunación a los 65 años sería suficiente.

La vacuna contra la varicela es eficaz pero debe ponerse solo en la adolescencia a aquellos que no hayan pasado la varicela espontáneamente en la infancia; adelantarla a la infancia es un atentado contra la salud.

La vacuna contra el cólera es útil, pero en países donde esta enfermedad tiene una gran prevalencia.

La vacuna contra el dengue aún debe mejorarse pero es útil en países donde se da la enfermedad.

La vacuna contra la difteria es necesaria pero tiene muchos fallos y no produce inmunidad de grupo.

La vacuna contra la meningitis B aún no ha demostrado fehacientemente su eficacia, por lo que sólo se debería usar en grupos de riesgo.

La vacuna contra el paludismo aún debe mejorarse, pero puede ser útil en lugares con gran prevalencia de la enfermedad pero, eso sí, unida a otras medidas de salud pública.

La vacuna contra la parotiditis es necesaria, aunque su eficacia es baja aunque los fabricantes digan lo contrario.

VACUNAS INNECESARIAS

La vacuna contra la gripe es totalmente innecesaria, ni siquiera en ancianos ni en grupos de riesgo; y encima no disminuye ni el contagio ni la propagación de la enfermedad.

La vacuna contra el rotavirus es eficaz, pero en España es innecesaria; con medidas de elementales de higiene, como lavarse bien las manos, es suficiente.

La vacuna contra el neumococo carece de eficacia y no evita la mortalidad.

La vacuna contra el virus del papiloma humano no ha demostrado su eficacia.

Enlace de “Acta Sanitaria” para leer el artículo completo del Dr. Juan Gérvas:

No hay comentarios: