martes, 29 de noviembre de 2016

Liquidación de empleados en Almirall

(AZprensa) El laboratorio farmacéutico español Almirall le ha tomado gusto a eso de despedir trabajadores: ha anunciado un ERE que afectará al 8,5 por ciento de su plantilla compuesta por 1.200 empleados, esto es, despedirá 102 personas. Sin embargo esto sólo es un suma y sigue en su trayectoria.

En el año 2014 despidió 180 personas en España y anunció el sucesivo despido de 190 personas en sus filiales europeas. Después, al vender su línea de productos de respiratorio al laboratorio AstraZéneca pensó que para qué iba a despedir más empleados si podía despedirlos AstraZéneca, así que junto con el citado negocio de respiratorio le “traspasó” 719 empleados, muchos de los cuales, a día de hoy, ya han sido despedidos desde AstraZéneca.

Pero le había tomado gustillo a eso de despedir y en 2015 despidió 59 empleados de su área de investigación y ahora en este año 2016 vuelve a la carga con estos 102 nuevos despidos.

La pregunta es obvia: “¿Tan mal le van las cosas a Almirall?”. Pues atentos a los datos: En el periodo enero-septiembre del presente año ha vendido por valor de 103 millones de euros, lo que representa un 41 por ciento más que en igual periodo del año anterior. Por lo que se ve, crecer un 41 por ciento le parece poco. Eso sí, no escatiman esfuerzos en palabrería. Joyas tales como:
"La posibilidad de adscripción voluntaria de trabajadores así como de intercambiabilidad", es decir, le importa un bledo a quién despedir, lo que le importa es reducir el número de empleados.
"Un plan de recolocación externa para facilitar la reincorporación en el mercado laboral de las personas afectadas", es decir, ayudarán (ellos no, sino una empresa subcontratada) a buscar un nuevo empleo a esos trabajadores, algo muy sencillo en un país con “sólo” un 20 por ciento de paro.
Y, por supuesto, “agradecer a todas las partes el esfuerzo realizado”, es decir, por buenas palabras y buena educación, que no quede. Y recalcando eso sí, como  muestra de su magnanimidad, que sólo despiden a 102 cuando en realidad querían haber despedido a 121. En fin, que no desesperen los que aún sigan en el laboratorio que dirigen los hermanos Gallardo, que todo se andará.

No podemos terminar esta crónica sin recordar algunas frases que aparecen en su web bajo el titular “Trabaja con nosotros”. Dicen cosas como estas: “En Almirall lo importante son las personas”,  “fomentamos un entorno de trabajo basado en nuestros valores corporativos”, bla, bla, bla. PD.- Sin comentarios.

No hay comentarios: