miércoles, 26 de julio de 2017

¿A qué juega la NASA?

(AZprensa) ¿Son los hispanos ciudadanos de segunda para la NASA? Esta pregunta cabe hacerse después de ver las dos versiones de una misma fotografía hechas públicas esta misma semana por la NASA. En la primera de ellas, publicada en la página web oficial (nasa.gov) se aprecia la llanura “Perseverance valley” fotografiada por el rover Curiosity; una foto que muestra un paisaje marciano muy similar a muchos de los desiertos de nuestro planeta, bajo un cielo parecido también al nuestro. En la segunda de ellas, publicada en la web española de la NASA (lanasa.net), la misma fotografía ha sido retocada aumentando su coloración roja para dar la tradicional imagen que nos han vendido siempre de un planeta rojo, donde tanto el suelo como el cielo están teñidos de dicho color.

¿Por qué a los ciudadanos hispanos les ofrecen la imagen falsa y tradicional y a los ciudadanos de habla inglesa les ofrecen la imagen real ya que ahora sabemos que el verdadero color de Marte (suelo y cielo) son bastante parecidos a la Tierra?

Tú mismo lo puedes comprobar visitando ambas web o simplemente cogiendo la segunda fotografía (la teñida de rojo) y aplicándole a continuación el “ajuste automático” que te ofrece cualquier sencillo programa de retoque fotográfico; verás, entonces que el resultado final es una fotografía igual a la primera.

2 comentarios:

Marcos Garcia Ochoa dijo...

Porque la primera imagen está mal, simplemente. El cielo marciano solo tiene tintes azulados al amanecer y al atardecer.

Marcos Garcia Ochoa dijo...

Perdón, por un momento pensé que escribías en serio.
A ver, cito de la página de la NASA al respecto:
This view merges exposures taken through three of the Pancam's color filters, centered on wavelengths of 753 nanometers (near-infrared), 535 nanometers (green) and 432 nanometers (violet). Color is enhanced in this version to make differences in surface materials more easily visible.
Vamos, que es una composición de infrarrojo, verde y violeta reconvertidos a rojo, verde y azul con mejoras de color para hacer más fácil ver las diferencias de la superficie.
Con esos mimbres no se puede esperar que la imagen tenga un aspecto parecido en nada a cómo la verías si estuvieras allí.