martes, 30 de mayo de 2017

Próximo destino: el Sol

(AZprensa) Mañana miércoles 31 de mayo la NASA dará una rueda de prensa para presentar una nueva misión espacial que llevará una nave directamente al Sol. El lanzamiento de la sonda “Solar Probe Plus” está prevista para el verano del año próximo (2018) y orbitará a tan sólo 6,4 millones de kilómetros del Sol (la distancia de la Tierra al Sol es de 149,6 millones de kilómetros) para explorar su atmósfera exterior y hacer observaciones que permitan responder preguntas que los físicos llevan haciéndose desde hace décadas sobre cómo funcionan las estrellas.

Más allá del interés científico de esta misión, sus resultados tendrán utilidad práctica ya que ayudarán a mejorar la previsión de los fenómenos meteorológicos que afectan a la Tierra, además de aportar información imprescindible para la protección de los astronautas que viajen al espacio.
En la imagen, composición de la sonda Solar Probe Plus alejándose de la Tierra en su viaje hacia el Sol.

lunes, 29 de mayo de 2017

Los implantes dentales no son un bien de consumo, sino la última opción

(AZprensa) La proliferación de campañas publicitarias están llevando a la población a creer que los implantes dentales son un bien de consumo, algo que uno puede hacerse alegremente para tener un mejor aspecto estético. Sin embargo esta ligereza de comportamiento, alentada por la publicidad, presenta un riesgo importante, y de hecho las enfermedades periimplantarias se están haciendo cada vez más frecuentes, como lo demuestra el creciente aumento de periodontitis, que es el principal factor de riesgo para desarrollar periimplantitis.

Uno de los mayores expertos mundiales en Periodoncia y terapia de implantes, el Dr. Jan Lindhe, que ha participado en el último Congreso de Periodoncia y Salud Bucodental, celebrado en Málaga, ha alertado cómo “actualmente 1 de cada 5 portadores de un implante dental terminarán desarrollando una enfermedad periimplantaria y, fruto de ella, acabarán por precisar una nueva intervención”.

Este especialista se ha mostrado rotundo al afirmar que “el implante nunca debe ser la alternativa a un diente natural, solo en el caso de pérdida. Por esta razón se llevaría a cabo mayoritariamente por causas funcionales, y en menor medida por una cuestión estética, pero siempre por ausencia de un diente o cuando sea totalmente imposible conservar el diente natural”.

El vino... mejor con agua

(AZprensa) ¿Tomar el vino con agua? Hoy día suena a sacrilegio echar agua a un buen vino, sin embargo hace muchos años la cosa era diferente. El vino griego de hace 2.600 años era bastante fuerte, tanto es así que antes de los convites lo mezclaban con agua en una gran jarra (“crátera”) y luego lo iban sirviendo a los comensales con unos largos cacillos de metal que usaban para sacarlo de las tinajas. Para su transporte usaban odres de piel de cabra pero si el transporte iba a ser a lugares lejanos preferían hacerlo en cántaros de barro.

El vino se servía en copas de metal o en cuencos de madera o barro. Se comía con las manos y sólo se utilizaba el cuchillo para partir el trozo de carne que luego se llevaban a la boca para irlo comiendo con las manos. Por supuesto, para tomar sopas o caldos sí usaban cuchara.

En ausencia de platos, usaban las “mazas” (unas sencillas tortas de pan candeal sobre las que se ponía el alimento –carne, pecado, queso, etc.- que iban a tomar).

Fuente de información:

domingo, 28 de mayo de 2017

Antes de ligar, comprueba que no sois parientes

(AZprensa) Cuando los jóvenes islandeses entran en un local de reunión de jóvenes con intención de ligar, antes de llegar a más consultan Facebook para asegurarse que no son parientes y evitar así un incesto involuntario. ¿Por qué sucede esto?

En este país sus ciudadanos tienen nombre pero realmente no tienen apellidos. Tras su nombre de pila lo único que les identifica es el nombre de su padre, de tal forma que si es un chico, su apellido será el nombre de su padre seguido de “sson” (“hijo de”), y si es chica su apellido será “dottir” (“hija de”). Es decir, ni siquiera los hermanos tienen el mismo apellido tal como lo entendemos en otras partes del globo, y al estar constituido por un nombre de pila y ser muchos de estos comunes, el lío está servido. ¿Te imaginas que esto se hiciese así en España? ¿Cuántas personas habría que se llamasen “José” de nombre e “Hijo de José” de apellido? ¿O “Manuel” de nombre y “hija de Pedro” de apellido? ¿De qué José estaríamos hablando? ¿De qué Pedro estaríamos hablando? Habría decenas de miles en cada caso y se haría imposible una identificación que aclarase las raíces familiares de cada uno.

Afortunadamente en Islandia son menos habitantes (sólo 330.000) y sobre todo disponen de una herramienta valiosísima: el “Islendingabók”, una base de datos pública con información genealógica de todos sus ciudadanos y que se remonta hasta los primeros pobladores hace 1.200 años.

La base de datos la puso en marcha un empresario informático islandés, Friðrik Skúlason, en colaboración con la empresa de investigación genética deCode. Gracias a este enorme esfuerzo es posible acceder fácilmente a la misma y consultar las raíces genealógicas de cada uno que, por cierto, remontándose de 6 a 8 generaciones acaban estando emparentados.

Lo último ha sido adaptar una aplicación de esta herramienta para que cualquier islandés la pueda consultar en Facebook y esto es lo que ha convertido en un hecho cotidiano y natural hacer una consulta previa de esta base en Facebook antes de llegar a tener una relación íntima.

La iniciativa de ceder todos los datos genéticos, censos nacionales, datos de la Iglesia Nacional de Islandia, registros civiles de habitantes, libros históricos sobre las ocupaciones islandesas, listas nacionales de descendientes, etc. a esta compañía biofarmacéutica islandesa tuvo en su día muchos detractores que consideraban que sólo esa empresa se iba a beneficiar, pero el tiempo ha dado la razón a sus promotores y no sólo se dispone ahora de esta útil herramienta sino que deCODE ha descubierto en este tiempo algunos genes implicados en diversas enfermedades cuyo conocimiento desembocará en nuevos tratamientos para las mismas.



La luz horizontal
Un viaje inicíático a Islandia
Edición digital: 3 euros.
(También disponible edición impresa):