sábado, 29 de abril de 2017

Industria farmacéutica: Que me quede como estoy

(AZprensa) La Federación Europea de Asociaciones de Industria Farmacéutica (EFPIA), ha hecho un llamamiento a las autoridades de la Unión Europea (UE) para que mantengan el actual marco legal de protección de la propiedad intelectual ya que este garantiza el futuro para los fármacos innovadores.

En este sentido ha recordado que “actualmente hay más de 7.000 potenciales nuevos medicamentos en fase de desarrollo, entre los que se encuentran 1.813 tratamientos contra el cáncer, 1.329 contra trastornos neurológicos, 1.256 contra patologías infecciosas y 1.120 contra enfermedades autoinmunes” .

Con relación al coste que supone lanzar un nuevo medicamento al mercado, la patronal española de la industria farmacéutica, Farmaindustria, ha destacado que “un nuevo medicamento en la actualidad requiere una inversión de más de 2.400 millones de euros y un plazo de al menos 12 años, sin olvidar que sólo uno de cada 10.000 compuestos en fase de investigación llega a convertirse en un medicamento y que sólo uno de cada cinco fármacos comercializados generan ingresos que superan los costes medios de I+D”.

En definitiva, ante el temor que nuevos cambios en la legislación lleven a una situación peor que la actual, los laboratorios farmacéuticos prefieren quedarse como están y que no haya más variaciones; y es que la estabilidad es la mejor medicina para animar a los inversores a arriesgar su dinero en este tipo de empresas que afrontan el riesgo de investigar nuevos fármacos con la esperanza que algunos de ellos les hagan recuperar la inversión y recoger beneficios.


Una historia ligada a Nobel
El legado farmacéutico de Alfred Nobel
Edición digital: 4 euros
(También disponible edición impresa):
http://www.bubok.es/libros/209783/Una-historia-ligada-a-Nobel


viernes, 28 de abril de 2017

Sanidad madrileña: Autodeclaración de incompetencia

(AZprensa) Ante la reconocida incompetencia de la Sanidad pública madrileña, los médicos se han unido para crear una plataforma que ayude a salir del parón y de la falta de diálogo existente. El nuevo “Foro de la Profesión Médica de Madrid” está constituido por el Colegio de Médicos de Madrid, la Asociación de Médicos y Titulados Superiores (AMYTS), la Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM), sociedades científicas, decanos de Facultades de Medicina y el Consejo de Estudiantes de Medicina.

Como ha señalado al analizar las relaciones infructuosas con la Consejería de Sanidad en el acto de presentación, el Dr. Julián Ezquerra ha indicado que el “problema radica en la autodeclaración por parte de la Administración sanitaria madrileña de su incompetencia”. El Dr. Ezquerra ha señalado que la permanente respuesta a las demandas planteadas es que “la Consejería no es competente para pactar un cumplimiento de jornada diferente, para negociar el abono de la carrera profesional, nombrar interinos, negociar plantillas o convocar OPEs justas; en definitiva, manifiesta que carece de capacidad y que debe solicitar autorización a la Consejería de Hacienda”.

Por su parte, el Dr. Carlos Castaño ha insistido en la necesidad de que el Gobierno regional reconduzca sus relaciones con los médicos. Desde su punto de vista “constituye un desastre que ante temas fundamentales como la precariedad laboral, la carrera profesional, la aplicación de la jornada de 37,5 horas, los jurídicamente inseguros pactos de gestión y la profesionalización de la gestión de los centros sanitarios el consejero de Sanidad haya manifestado que ha escuchado a los médicos por cortesía, sin adquirir ningún compromiso con ellos”.



Medicina y Comunicación
La importancia de la Comunicación en Medicina
Edición digital: 4 euros.
(También disponible edición impresa):
http://www.bubok.es/libros/230649/Medicina-y-Comunicacion

jueves, 27 de abril de 2017

Cómo escribir un artículo científico en inglés

(AZprensa) El mayor problema y el más extendido entre los investigadores españoles a la hora de presentar un artículo científico a revistas británicas o americanas reside en que el autor piensa demasiado en el inglés y no lo suficiente en la claridad de la expresión; es decir, se fijan más en el idioma que en la claridad de la expresión. Para el biólogo británico Guy Norman, traductor técnico de la Universidad de Santiago, hay una serie de reglas que debería tener en mente todo aquél que quiera preparar su artículo científico en inglés para su publicación en una revista extranjera:

1.- Pensar primero en hacer el texto comprensible y después en el inglés.
2.- Pensar en cada etapa de la redacción lo que el lector necesita saber para entender lo que viene a continuación.
3.- Prestar especial atención a la declaración de objetivos en el último párrafo de la introducción.
4.- Explicar con claridad lo que se hizo y los elementos específicos del estudio como son, por ejemplo, variables, tratamientos, grupos experimentales, etc.
5.- Facilitar la comprensión del lector con construcciones paralelas, vocabulario constante y vínculos.
6- Cuidar especialmente adjetivos y estadística.

Todo ello podría resumirse en redactar de forma clara teniendo en cuenta que va a ser leído por gente que quizás no sabe tanto del tema como el autor pero que está interesada en el mismo. También destaca la importancia de hacer una buena introducción para después, y antes de ofrecer los resultados, explicar cómo se ha llegado a los mismos (algo que a veces se olvida por comodidad o por dar las cosas por sabidas) y así hacer el texto más comprensible a todos los lectores.

miércoles, 26 de abril de 2017

Lo que pasa cuando se pierde la patente

(AZprensa) La investigación y desarrollo de un nuevo producto farmacéutico, hasta que por fin ese producto llega al mercado supone una inversión superior a los 1.000 millones de dólares y un periodo de tiempo entre 10 y 12 años. Atrás habrán quedado más de 10.000 moléculas estudiadas y desechadas y aún así no habrá que cantar victoria. Solo uno de cada tres nuevos productos lanzados al mercado suele conseguir recuperar la inversión realizada ya que otros laboratorios también lanzaron nuevos productos en esas mismas áreas terapéuticas. En un mercado tan competitivo como el farmacéutico, no sólo hay que ser innovador; también hay que ser el primero en esa carrera de 10 años.

Ahora bien, cuando al cabo de esos 10 ó 12 años se lanza el nuevo producto al mercado, hay que conseguir la aprobación y precio en cada uno de los países donde se quiere comercializar y eso lleva bastante tiempo (sobre todo en España) y supone regateos y bajadas de precio (sobre todo en España). Total, que desde que se empezó la investigación hasta que el producto está disponible para el público han pasado 12 o 13 años y llega el momento de disfrutar de la tan merecida “exclusividad” (nadie más que el laboratorio investigador puede comercializarlo) durante un periodo de 20 años. Pero resulta que esos 20 años comienzan a contar desde el inicio de la investigación, esto quiere decir que el laboratorio solo dispone de unos siete años para disfrutar de su exclusividad, amortizar la inversión realizada y lograr beneficios que le permitan seguir investigando otros productos; a partir de ahí, cualquier laboratorio puede copiar impunemente el producto y comercializarlo.


Comunicación e industria farmacéutica
Tres Guías prácticas y un análisis crítico
Edición digital: 4 euros.
(También disponible edición impresa):
http://www.bubok.es/libros/215970/Comunicacion-e-industria-farmaceutica