domingo, 4 de diciembre de 2016

Para el presidente de Enfermería, las farmacias sólo son “tiendas”

(AZprensa, Editorial) A Máximo González Jurado, presidente eterno de los profesionales de Enfermería, le encanta meterse en todos los charcos y no duda en arremeter contra lo que haga falta con tal de ganar notoriedad. Su última ocurrencia ha sido considerar a las farmacias como unas simples tiendas.

Así ha quedado reflejado en una circular enviada desde este organismo en donde decía textualmente: “el Consejo General de Farmacéuticos pretende modificar la asistencia al ciudadano en el actual modelo farmacéutico, usurpando funciones propias de la profesión enfermera, así como de otras profesiones sanitarias... pretenden convertir sus tiendas en farmacias comunitarias”.

Si ya es interminable la guerra que mantiene con los médicos por su aspiración a que los enfermeros puedan también recetar medicamentos, ahora se embarca en una nueva guerra contra los farmacéuticos de los que piensa están usurpando funciones a los enfermeros. Pero en su desatino, llega a decir cosas como que “tal vez sería necesario abordar la dispensación de medicamentos financiados por la Seguridad Social exclusivamente desde los centros de Atención Primaria, para diferenciar las actuaciones públicas respecto de las actividades comerciales del ámbito privado” y, rizando más el rizo, añade que “debería implicar que cualquier profesional sanitario pudiese ser titular de una farmacia, eliminando el binomio titularidad/propiedad en manos del farmacéutico”.

Es decir, para Máximo González Jurado, los enfermeros tendrían que pasar consulta y recetar igual que los médicos, y además, dispensar ellos los medicamentos en sus propias farmacias que, al ser de ellos, ya no serían “tiendas” sino auténticos centros sanitarios. En fin, quizás todo esto venga de muy atrás, tan atrás como el año 2007 cuando al presidente de los enfermeros le saltaban chispas cada vez que el entonces presidente del Consejo General de Colegios de Médicos, Isacio Siguero, comparaba a los médicos con los pilotos y a las enfermeras con las azafatas.

Menos mal que el presidente del Consejo General de Colegios de Farmacéuticos, Jesús Aguilar, ha quitado hierro al asunto diciendo que son “afirmaciones gratuitas” que sólo pretenden “enfrentar a los profesionales sanitarios, cuestionando las competencias de los farmacéuticos recogidas en la legislación vigente y que, además, en nada contribuyen a mejorar la atención integral al paciente”. La prueba de ello es que siempre ha habido entendimiento entre médicos, farmacéuticos y profesionales de enfermería, aunque algunos de sus dirigentes se empeñen en conseguir lo contrario.

En la ilustración, los presidentes de Enfermería (a la izquierda) y de Farmacia (a la derecha), en una tregua de esta contienda por conseguir más protagonismo.

sábado, 3 de diciembre de 2016

Los enfermos de Sida pueden tener hijos libres de la enfermedad

(AZprensa) Los centros de reproducción asistida IVI, presentes en 11 países, han conseguido que las parejas seropositivas puedan tener hijos libres del VIH. “Gracias a la mejora en el desarrollo de los tratamientos antirretrovirales y de las técnicas de reproducción asistida, las parejas serodiscordantes donde el hombre está infectado de VIH, pueden cumplir el sueño de ser padres de forma segura para la pareja y su descendencia. El lavado de semen, confirmado mediante técnicas de biología molecular de alta sensibilidad y seguido de un tratamiento de reproducción asistida como la inyección intracitoplasmática (ICSI), componen el protocolo óptimo para reducir el riesgo de transmisión del virus de una manera coste-efectiva y segura”, ha declarado la Dra. Rocío Rivera, directora del Laboratorio de Andrología de IVI Valencia.

El tratamiento de reproducción asistida, en el caso de que sea la mujer la portadora del virus, no difiere en exceso del que se aplica en el caso de una mujer libre de éste. Como explica el Dr. José Bellver, ginecólogo de la clínica IVI Valencia, “es esencial tener un estricto control inmunológico de la paciente y que el tratamiento se realice cuando la carga viral sea muy baja o indetectable. Hay que tener un especial cuidado y control de la infección en el tercer trimestre del embarazo y en el parto, aunque cada vez, gracias a los tratamientos antirretrovirales la probabilidad de contagio es menor. Gracias a las nuevas técnicas desarrolladas en IVI hemos ayudado a que parejas con enfermedades transmisibles hereditarias puedan formar una familia. Algo que antes parecía totalmente imposible, podemos considerarlo ahora como un hito para la normalización de la enfermedad”.

El mercado de la salud tiene indigestión

(AZprensa) Eso que se llama en inglés “Consumer Healthcare” y que vendría a ser en español algo así como “Mercado de autoconsumo de la salud”, compuesto por productos de venta libre sin receta médica, suplementos, cuidado personal, cuidado del paciente y nutrición, se encuentra actualmente saturado y colapsado por un exceso de legislación y una falta total de armonización.

Para el abogado y experto en ciencias de la salud, Héctor Jausàs, “hay un defecto y un exceso de legislación al mismo tiempo”, ya que tras analizar los distintos marcos legales que se aplican a los medicamentos publicitarios, productos sanitarios, productos cosméticos y alimentos, señala que “yo no hablaría de hiperregulación pero sí creo que hay una falta de armonización en la regulación y también en la aplicación e interpretación de las normas, resaltando la disparidad de criterios que existen entre países de la Unión Europea e incluso a nivel autonómico para ejecutar las normas, siendo además España uno de los países más estrictos en su interpretación.

Por otra parte, Camil Rodino, secretario general de la Asociación de Empresas de Productos Dietéticos y Complementos Alimenticios (AFEPADI), ha denunciado cómo “disponemos de más de 100.000 páginas de legislación alimentaria, donde se recoge una normativa extensísima, altamente restrictiva y de difícil aplicación por sus constantes contrasentidos. Muchas veces ello provoca la creación de frenos a la comercialización de este tipo de productos y una complejidad elevadísima a la hora de desmarcarse de la competencia, pues como está regulado lo que las empresas pueden y no pueden decir sobre sus productos, hay muy poco margen para la diferenciación”.

Y todavía siguen circulando alertas injustificadas sobre medicamentos

(AZprensa) Internet es un caldo de cultivo para la difusión –entre otras muchas cosas- de alertas injustificadas sobre los peligros de determinados medicamentos. El constante reenvío de unos usuarios a otros, de este tipo de alertas, no tiene fin y quienes leen dicha alerta creen que se trata de avisos documentados y de buena fe, cuando lo normal es que se trate de noticias o rumores completamente desfasados. El último ejemplo es la alerta que circula sobre el riesgo de consumir medicamentos (normalmente antigripales) que contienen fenilpropalamina, diciendo que puede causar hemorragias cerebrales.

La realidad es que dicha alerta surgió hace cinco años (en los mensajes de WhatsApp que se siguen enviando parece que la noticia es de hoy) cuando las autoridades sanitarias de Estados Unidos detectaron un “posible” incremento de accidentes cerebrovasculares cuando los pacientes tomaban dosis superiores a los 100 mg/día. Para curarse en salud se recomendó la retirada de dichos medicamentos o la disminución de dicha dosis. Desde entonces, por ejemplo, no existe en España ningún medicamento que contenga medicamentos con esa dosis que es la que podría causar algún efecto adverso.

Por eso, ante cualquier duda sobre la seguridad de los medicamentos o ante la recepción de mensajes alarmistas como este, lo recomendable es acudir a una fuente fiable como lo es la página de la Agencia Española de Medicamentos: