sábado, 23 de febrero de 2019

La Medicina apuesta por la robótica


(AZprensa) Cada vez más laboratorios farmacéuticos apuestan por la robótica, la cual está abriendo nuevos caminos en el tratamiento de enfermedades. El último en sumarse a esta tendencia ha sido el laboratorio Johnson & Johnson el cual ha llegado a un acuerdo de compra para que su filial Ethicon compre la firma Auris Health por 3.400 millones de dólares, una empresa que desarrolla tecnología especializada en el tratamiento del cáncer de pulmón. Y esto llega después de su reciente compra de la tecnología robótica ortopédica de Orthotaxys y de su alianza estratégica “Verb Surgical Platform” con la compañía Verily.

Todo ello posicionará a este laboratorio como líder en procedimientos quirúrgicos tales como el "abierto, el laparoscópico, el robótico y el endoluminal" y una posición de ventaja en el tratamiento del cáncer de pulmón en etapas clave que van desde el diagnóstico hasta la intervención temprana. La robótica, en definitiva, puede guiar a los cirujanos en las intervenciones y ayudarles a mejorar sus habilidades.

viernes, 22 de febrero de 2019

Tiritas de piel humana, avisador de migraña y pluma de insulina inteligente


(AZprensa) La imaginación es capaz de abrir nuevos caminos en Medicina tal como han demostrado los finalistas del programa ChemoStart, que busca impulsar soluciones innovadoras y disruptivas que mejoren la salud y bienestar de las personas. De entre ellos, los tres ganadores recibirán asesoramiento y apoyo de la compañía Insud Pharma para desarrollar tan innovadores proyectos.

El primero es “Bio Dan” que podríamos definir como una especie de “tiritas de piel humana” cuyo inventor, Alfredo Brisac, ha explicado que se trata de un apósito 3D derivado de piel humana que se puede bioimprimir y congelar y que permite tratar quemaduras, heridas abiertas y úlceras.

El segundo premiado es “Brainguard”, desarrollado por José L. Ayala, creador de algo así como un “avisador de próximos ataques de migraña”, un sistema wearable de alerta temprana de migraña, que puede anticipar el inicio del dolor hasta 47 minutos para que los pacientes puedan gestionar la toma de medicación, reduciendo así la intensidad del dolor e incluso evitar la crisis.

El tercero es “Insulclock”, de José Luis López Sánchez-Pascuala y Jesús Arenas Latorre, quienes han conseguido transformar en inteligente la pluma de insulina, y monitorizar y controlar el tratamiento del paciente diabético, siendo el primer sistema en registrar datos relacionados con la administración de insulina que puede mejorar la adherencia al tratamiento.

Tres proyectos innovadores que ahora contarán con el respaldo necesario para su desarrollo que tal vez los conviertan muy pronto en una realidad al alcance de todos aquellos que los necesiten.

jueves, 21 de febrero de 2019

Un poco de esperanza ante el cáncer infantil


(AZprensa) El pediatra Alvaro González de Aledo y uno de sus pacientes, Javier Brizuela, que tuvo leucemia desde los 8 años, han presentado en el Colegio de Médicos de Cantabria el libro “Dibucartas al grumetillo”.

Desde hace 15 años Alvaro organiza en Santander la actividad de vela solidaria Carpe Diem en la que un grupo de médicos, enfermeras y capitanes enseñan a disfrutar del mar y del deporte de la vela a los niños del Servicio de Hematología y Oncología de Valdecilla, a los que familiarmente llaman los grumetillos. Durante los ingresos de Javier, Álvaro le escribía “dibucartas” en las que las letras empiezan a girarse o cambiar de tamaño para ir construyendo un dibujo.

Desde las primeras dibucartas surgió la idea de agruparlas en dos ejércitos. Uno sería el de los buenos, que intentaría ayudar a Javier a superar el duro trance en que se encontraba. Les llamaron Los Dibugruminados porque estaría constituido por héroes buenos de los dibujos animados y contaría con la ayuda de todos los grumetillos de vela.

El otro sería el de los malos. Les llamaron Los Desnarizados porque casi todos estarían dibujados sin nariz, sustituida por un signo de interrogación. Se debe a que, en uno de los primeros ingresos, Javier tuvo una reacción alérgica a uno de los medicamentos que se manifestó por una crisis de asma, que le hizo vivir la angustia de encontrarse sin poder respirar. Quisieron que todos los malos pasasen por lo mismo.

En el libro se recoge la historia de esta lucha desigual, inventada y escrita por Javier durante sus ingresos y su estancia en la burbuja, y se reproducen las dibucartas. No es un libro sólo para niños, que son, obviamente, su principal destinatario. También está dirigido a sus padres, porque tendrán que ayudarles a descifrar las dibucartas, y porque tienen que comprender que hasta en los momentos más difíciles es posible tomar distancia y desdramatizar las situaciones.

En el caso del cáncer pediátrico, pensando que a pesar de la crueldad del diagnóstico y de los años de duros tratamientos, la mayoría se curan y tarde o temprano llegará el momento en que todo esto será sólo un mal recuerdo. Y a esa esperanza optimista hay que agarrarse para que no sucumba la pareja y toda la familia en el proceso.

Por último, la publicación también se dirige a los sanitarios, para que comprendan que nuestra labor terapéutica debe ir más allá de aplicar los mejores tratamientos y debe incluir todos los aspectos de la vida del niño, desde su estancia en el hospital, su escolarización y su tiempo libre.

Los beneficios íntegros del libro, de los autores y de la editorial ExLibric, se destinarán a la lucha contra el cáncer pediátrico. 

miércoles, 20 de febrero de 2019

Si encuentran vida aquí, puede haber vida en cualquier sitio


(AZprensa) No hace falta irse muy lejos para comprobar si puede haber vida en otros planetas. Hasta ahora se ha comprobado que existe vida en ambientes extremos y que existen microorganismos capaces de soportar calor, radiación, presión o acidez desorbitados. Sin embargo nunca se había explorado un ambiente “poliextremo” y eso es lo que está haciendo el denominado proyecto Prometheus, un equipo de seis investigadores financiados por el Consejo Europeo de Investigación (ERC).

Este equipo se ha desplazado al valle del Rift (Etiopía), un lugar que se encuentra a ciento veinte metros bajo el nivel del mar en la depresión de Danakil, una extensa planicie de sal producida por inundaciones y evaporaciones sucesivas de agua del Mar Rojo, la última ocurrida hace unos 32.000 años. Se trata de una zona –Dallol- extremadamente activa geológicamente, que alberga una cadena de volcanes y un sistema hidrotermal único en el mundo.

La interacción del magma subterráneo con la sal ha generado en Dallol un sistema hidrotermal que combina temperaturas extremas (108 grados), hipersalinidad e hiperacidez con altas concentraciones de hierro y carencia de oxígeno. Igualmente, el sistema presenta una asombrosa variedad de estructuras minerales complejas que visualmente se asemejan a un jardín mineral.

Dallol constituye un sistema muy activo, en el que los manantiales se secan o emergen en cuestión de días, y constituye un lugar idóneo para estudiar los procesos geoquímicos en el pasado de la Tierra, como los que tuvieron lugar durante la Gran Oxidación, el periodo en el que las bacterias comenzaron a producir oxígeno en la fotosíntesis y que produjo un cambio global.

En estudios previos en laboratorio, trabajando en condiciones similares, han demostrado que la frontera entre lo mineral y lo vivo es más difusa de lo que se pensaba, ya que pueden formarse estructuras minerales autoorganizadas que adoptan las formas curvas de lo vivo y que, además, pueden dar lugar a las moléculas necesarias para la aparición de la vida. “Al desarrollar este tipo de estructuras en laboratorio demostramos que la forma no puede ser un criterio inequívoco para diferenciar lo biológico de lo mineral, lo que contrariaba la opinión generalizada que relaciona lo vivo con la curva y lo mineral con lo geométrico y la línea recta”, ha señalado Juan Manuel García Ruiz, descubridor de estas estructuras.

Hace unos años, en 2016, investigadores de la Universidad de La Sapienza (Roma), partiendo de la formamida, una de las moléculas orgánicas más simples, observaron que un tipo concreto de minerales autoensamblados, unas membranas tubulares conocidas como jardines de sílice, podían generar, en un mismo experimento, los ladrillos fundamentales para la vida (aminoácidos y bases nitrogenadas). Y no sólo eso, sino que evidenciaron cómo las condiciones para que se dieran procesos similares en la naturaleza ya existían hace 4400 millones de años, mil millones de años antes de la formación de los fósiles más antiguos confirmados.

Por lo tanto, si se encuentran microorganismos en Dallol se ampliarían los límites reconocidos para la existencia de vida y –en consecuencia- para la existencia de vida también en otros planetas.

En nacimientos prematuros, el primer minuto es de oro


(AZprensa) “Seguimos lejos de conocer con detalle aspectos clave de la fisiología neonatal, muy concretamente de la gran inmadurez y de las secuelas relacionadas con el nacimiento muy prematuro. Las consecuencias de tratamiento a veces sólo se conocen después de muchos años de seguimiento y en ocasiones no existen buenos estudios de investigación que puedan contestar a estas preguntas”, afirma el Dr. Manuel Sánchez Luna, jefe de servicio de Neonatología del Hospital Gregorio Marañón (Madrid).

Uno de los asuntos que más preocupa a los especialistas es el denominado “minuto de oro”, es decir, ese primer minuto ya que, como explica este especialista, “la adaptación al nacimiento es un proceso lento y progresivo en el que el médico participa ayudando en esta transición. La agresividad en estos momentos buscando una transición rápida puede ser causa de secuelas graves”.

En España, según los datos más recientes del INE en 2018, la prematuridad representa el 7,5% de los nacimientos, donde el mayor porcentaje corresponde a los llamados ‘prematuros tardíos’. Los nacidos antes de la semana 28 representan alrededor de 1400 nacidos cada año. Esta última es la población más vulnerable y corresponde normalmente a niños que nacen con pesos inferiores a 1000 gramos. Concretamente, un ‘recién nacido inmaduro’ es un paciente pediátrico que presenta un estado de desarrollo y crecimiento muy complejo, que nace en fases muy precoces del desarrollo humano donde los factores ambientales tienen una trascendencia grande en su desarrollo posterior.

Actualmente, además de los factores ambientales, entre los parámetros que miden el riesgo de prematuridad se encuentra una población materna más envejecida y, por ello, con más patología general asociada a la edad.