miércoles, 12 de mayo de 2021

Pfizer gana por goleada

(AZprensa) La vacuna contra el COVID-19 de Pfizer, que cuesta cinco veces más que la de AstraZéneca y exige unas condiciones de conservación a -70ºC frente a la temperatura de nevera normal de AstraZéneca, le está ganado por goleada la partida.
 
¿Cuál o cuáles son los motivos? Puede ser uno o varios de estos o ninguno de ellos:
1.- Por la presión de los lobbies que unos son mejores que otros o unos tienen lobbies que les apoyen y otros no.
2.- Por represalia de la UE hacia la británica AstraZéneca por haberse salido el Reino Unido de la UE.
3.- Por la incapacidad de AstraZéneca de suministrar en plazo las cantidades que había acordado.
4.- Por represalia de AstraZéneca contra la UE por poner trabas a las exportaciones del Reino Unido.
5.- Por la enorme diferencia de precio entre una y otra lo cual deja a una de ellas unos grandes márgenes para comisiones.
6.- Por alguna otra razón.
7.- Por ninguna de las anteriores.
 
El caso es que ahora la UE acaba de firmar otro contrato con Pfizer para comprarle 1.800 millones de dosis. El caso es que ahora Estados Unidos dice que la de Pfizer sí se puede aplicar a jóvenes entre 12 a 15 años.
 
Y el caso es que mientras todas las Autoridades sanitarias mundiales dicen que hay que dar la segunda dosis de AstraZéneca a quienes recibieron la primera y que es un disparate cambiarles de vacuna o dejarlos con una sola dosis, los políticos no les hacen caso y no quieren ponerla, dejando plantados a muchos que recibieron la primera dosis.
 
Y el caso es que los políticos y sus palmeros (es decir, los medios de comunicación, es decir, los medios de manipulación) no paran de hablar de riesgo de trombos cuando este riesgo es muy inferior al que presentan otros medicamentos de uso habitual, de los que se venden millones cada año (sólo hay que leer el prospecto de los medicamentos para comprobar los enormes riesgos –muy superiores a los de estas vacunas- que tiene cualquiera de ellos.
 
Y el caso es que no hemos oído ni escucharemos ni veremos nunca a un portavoz de los laboratorios implicados dando la cara ante los medios de comunicación para dar explicaciones y aclarar las cosas. Como ya hemos dicho en muchas ocasiones: los laboratorios farmacéuticos son mudos; por mucho que se metan con ellos nunca dan la cara, dejan que sean los políticos o los tertulianos del corazón quienes hablen de ellos cuanto les dé la gana.


"La Comunicación en la industria farmacéutica", por Vicente Fisac. Disponible en Amazon, en ediciones digital e impresa:

martes, 11 de mayo de 2021

Una esponja espacial y… caótica

(AZprensa) 
De los cuerpos celestes con forma completamente irregular, Hyperión es uno de los más grandes. Las dimensiones de este satélite de Saturno son  360x280x225 Km. y si en su superficie se observan infinidad de oquedades, su interior debe ser similar, algo así como una esponja marina. Su composición a base de hielo y algo de roca (habiéndose detectado hidratos de carbono) junto con su extrema porosidad, le dan una densidad excepcionalmente baja, mil veces menos de la que tiene la Luna.
 
En su superficie llama también la atención un enorme cráter de impacto de 120 Km. de diámetro y 10 Km. de profundidad. Su temperatura es de –180º C y su albedo es menor del que cabría esperar, sólo 0,25.
 
Pero su forma irregular no es lo más irregular en él sino su órbita alrededor de Saturno, del que dista 1.481.000 Km. y que recorre en 21,2 días pero de una forma totalmente caótica, tanto es así que a día de hoy aún no han conseguido asignarle un valor fijo.


"Curiosidades del Sistema Solar", de Vicente Fisac. Disponible en Amazon, en ediciones digital e impresa:

lunes, 10 de mayo de 2021

Anécdotas de un “Dircom” en la OMC

(AZprensa) En el libro “Memorias de un Dircom” se recogen 133 anécdotas de un “Dircom” (responsable de Comunicación”, 14 de las cuales están referidas a su paso por la Organización Médica Colegial (OMC) también conocida como Consejo General de Colegios Oficiales de Médicos, y dicho esto, también merece destacarse el siempre difícil y valioso trabajo de los Responsables de Comunicación de Colegios de Médicos, conocidos como “RESCOMS”. Bueno, a lo que íbamos, en el libro “Memorias de un Dircom” se invita al lector a recorrer la trayectoria personal y profesional del autor a través de todas esas anécdotas y vivencias, todas ellas sorprendentes, muchas divertidas y algunas, incluso, educativas.
 
Sólo hace falta echar un vistazo a los títulos de algunas de esas anécdotas para comprender que con su lectura vamos a pasar un buen rato. Estos son los títulos de las anécdotas referidas a su paso por la OMC:
 
El presidente que se metía en todos los charcos
Objetivo poco objetivo
Adiós a las tijeras
Escríbeme un discurso
Tragando sapos y culebras
Taconazo de soberbia
El premio de un negro
Las carencias de ir sobrado
Un negrito de ida y vuelta
El cateto de La Mancha y el callista
El despacho expansivo
La pataleta de los laboratorios
Autopsia de una nota de prensa
Mi vida desde el útero
 

“Memorias de un Dircom”, de Vicente Fisac. Disponible en Amazon, en ediciones digital e impresa:
https://amzn.to/32zBYmg

domingo, 9 de mayo de 2021

Las cataratas del Rhin

(AZprensa) Las mayores cataratas de Europa se encuentran en Suiza, justo en la frontera con Alemania, y se conocen como Schaffhausen o simplemente “las cataratas del Rhin”. Se formaron hace más de 15.000 años y aunque su altura no es muy elevada (23 metros) sí que lo es su anchura (150 metros) y su caudal.
 
El caudal medio en verano es de 600 metros cúbicos por segundo y, según cómo haya sido de lluvioso el año puede aumentar o disminuir. El máximo caudal registrado se remonta al año 1965 en que duplicó el caudal medio, llegando a los 1.250 metros cúbicos por segundo. En el otro extremo, el mínimo registrado se remonta al año 1921 en que sólo tuvo 95 metros cúbicos por segundo cuando la media de su caudal en invierno (que es cuando menos agua lleva) se sitúa en torno a los 250 metros cúbicos por segundo.
 
Llegado a este punto, puede hacerse un recorrido por las cataratas paseando por ambas orillas e incluso situándose al pie del caudal, lugar predilecto para los turistas que toman allí sus más icónicas fotografías. Para los más valientes, hay unos barcos que llevan a los turistas a un peñasco situado justo en medio y los deja allí abandonados aunque, eso sí, provistos de unos buenos impermeables. El barco se marcha a por más turistas y cuando regresa hace el relevo.
 
En el siguiente vídeo puedes darte un paseo alrededor de estas cataratas, eso sí, sin necesidad de ponerte un impermeable:




 

“Memorias de un Dircom”, de Vicente Fisac. Disponible en Amazon, en ediciones digital e impresa:
https://amzn.to/32zBYmg

sábado, 8 de mayo de 2021

El “niño más fuerte del mundo” vivió en Daimiel

(AZprensa) Por si no lo sabías, en Daimiel (Ciudad Real) vivió “El niño más fuerte del mundo”, lo que pasa es que por aquella época (mitad del siglo XX) no existía el libro Guinness de los record, así que no pudo reflejarse allí mi nombre como “el niño más fuerte del mundo”. Esta es la historia…
 
Llegó a Daimiel un nuevo y sorprendente espectáculo que se anunciaba a bombo y platillo con carteles por todas partes del pueblo: “El hombre más fuerte del mundo”. La actuación era en el campo de fútbol y allí me llevó mi padre. El estadio estaba lleno y todos nos mostrábamos intrigados por cuál sería el desarrollo de aquél inusual espectáculo. Aquél sujeto corpulento comenzó a coger barras de hierro y a enroscárselas alrededor del brazo como si fueran de goma… pero eran de hierro como previamente había dado a comprobar a algunos espectadores. Después comenzó a levantar diversos objetos a cuál más voluminoso y pesado. No contento con eso, invitó a varias personas para que se subieran a  un coche y, atando una cuerda a su parachoques delantero, la agarró con los dientes y tiró de ella haciendo que el coche, cargado de gente, avanzara. Finalmente invitó a más personas a que se subieran a un autobús, ató una cuerda a su parachoques, se la enganchó en los hombros y tiró de ella haciendo que el autobús avanzase por el campo de fútbol.
 
Todos los espectadores quedamos impactados con la fuerza sobrehumana de aquella persona y ya por la noche, aprovechando que un vecino lo había invitado a cenar a su casa, mi padre me llevó a saludarlo personalmente y darle la enhorabuena. Tras el pertinente saludo, mi padre me presentó y él, muy amable, me tendió la mano. Yo le estreché la suya y entonces él comenzó a proferir gritos de dolor por mi fuerte apretón. ¡Yo era más fuerte que el hombre más fuerte del mundo! Y así, entre las risas de los asistentes, me volví a casa henchido de satisfacción al ver que yo era más fuerte que el hombre más fuerte del mundo… ¡El niño más fuerte del mundo! 
 

Más historias como esta en: “Memorias de un Dircom”, de Vicente Fisac. Disponible en Amazon, en ediciones digital e impresa:
https://amzn.to/32zBYmg