martes, 20 de octubre de 2015

Consejos para cuidar el ojo seco

(Diario El Inefable) Además de la revisión periódica de su salud ocular, y de cara a prevenir el ojo seco, el doctor Jesús Merayo, profesor de la Universidad de Oviedo e investigador del Instituto Universitario Fernández-Vega, aconseja que la mujer se proteja con gafas del viento y el sol siempre que realice actividades al aire libre; cuidar la posición del cuerpo, descansar la vista de vez en cuando y no olvidarse de parpadear para estimular la secreción de la lágrima si se trabaja delante de una pantalla de ordenador; o resguardar los ojos de forma adecuada cuando se tengan que utilizar productos como el amoniaco o la lejía “de igual forma que nos ponemos mascarillas o protegemos otras partes de la piel ante la presencia de tóxicos”. También es muy importante cuidar la cantidad y calidad del sueño. “Si no tenemos un sueño de calidad y una cantidad de horas de descanso suficientes no entramos en la fase REM, que actúa como masaje regenerativo de la superficie ocular para disminuir el riesgo de enfermedades oculares”, explica el doctor Merayo.

Para finalizar, este experto recuerda la necesidad de cuidar también la delicada piel de la zona de los párpados frente a enfermedades como la rosácea o la psoriasis. “La mitad de los pacientes que se quejan de ojo seco tiene problemas en la piel de los párpados, por ello es muy importante cuidarla de forma especial cuando se vaya a entrar en la fase de la menopausia. Este cuidado consiste fundamentalmente en desmaquillarse de forma correcta o hacer una buena limpieza de cara y párpados incluso aunque no se maquillen. El proceso de higiene de los párpados se puede protocolizar con calor local, masaje y limpiar la superficie ocular al levantarse y acostarse. Esto debe ser así sobre todo en las usuarios de lentes de contacto y las pacientes que tienen algún tipo de enfermedad dermatológica”, concluye.

No hay que olvidar tampoco que existen diversos factores que pueden agravar el síndrome de ojo seco, como –por ejemplo- la ingesta de medicamentos (algunos tranquilizantes y reguladores gastrointestinales) o el abuso en el uso de lentes de contacto o de colirios vasoconstrictores.

No hay comentarios: