miércoles, 2 de mayo de 2018

Tenemos 2 kg de bacterias y más ADN suyo que nuestro


(AZprensa) El estrés, una mala alimentación, la falta de actividad física o el uso de determinados fármacos, pueden alterar la microbiota intestinal (conjunto de bacterias intestinales). Este fenómeno se conoce como disbiosis y está relacionado con la aparición de síntomas diversos como molestias digestivas, estreñimiento o diarrea, dolor de cabeza, problemas dermatológicos, retención de líquidos, hinchazón, etc. En general se trata de molestias inespecíficas no asociadas a una patología médica concreta pero que provocan malestar y disminución de la calidad de vida.

Nacemos sin bacterias en el intestino y mediante el contacto con el medio externo adquirimos, durante los primeros años de vida, una microbiota específica para cada persona. Se estima que en un adulto viven alrededor de 2 kilogramos de bacterias, fundamentalmente en el intestino y el colon. Tenemos más ADN de bacterias que propio y más bacterias que células en el organismo, todo esto nos permite entender la importancia de la microbiota para nuestra salud.

El intestino está colonizado por más de 1.000 especies diferentes de bacterias que se encargan de funciones tan importantes como el correcto funcionamiento del sistema inmunológico, la digestión y síntesis de nutrientes o la protección frente a la entrada de agentes patógenos. La disbiosis intestinal está relacionada con el desarrollo o agravamiento de distintas enfermedades que, hasta ahora, no se abordaban de una manera adecuada.

Las alteraciones de la microbiota también se han relacionado con condiciones tan comunes como el desarrollo de intolerancias alimentarias o la inflamación intestinal. Actualmente el estudio de la microbiota ha cobrado mayor importancia por la reciente publicación de estudios que han demostrado que existe una relación entre la respuesta a la terapia inmunológica frente al cáncer, en fase de investigación, y la microbiota intestinal.

Por consiguiente, la microbiota intestinal interactúa con diferentes sistemas del organismo (sistema nervioso, inmune, digestivo, etc.) siendo clave para prevenir y ayudar en el tratamiento de un gran número de enfermedades.

1 comentario:

PABLO LLANE dijo...

Estoy haciendo un postgrado y unos de los profesores (GRAU ROBERTO RICARDO) dijo tus mismas palabras. Saludos
http://www.conicet.gov.ar/new_scp/detalle.php?id=21881&datos_academicos=yes&keywords=