miércoles, 11 de julio de 2018

La Biblia es un cuento… basado en hechos reales


(AZprensa) Para la iglesia luterana protestante “todos los hechos narrados en la Biblia son absolutamente verdaderos” y lo que ahí está escrito no admite interpretaciones ya que es la propia Biblia quien “se interpreta a sí misma”. Por consiguiente se aferran a esa palabra, la cual creen a pies juntillas, y no quieren aventurarse en elucubraciones de otro tipo. Por su parte, la iglesia católica es más abierta en este sentido, aunque hay dentro de ella corrientes de todo tipo, pero sí aceptan en general que la Biblia fue escrita de acuerdo a la mentalidad y nivel de conocimientos de la gente de aquellos tiempos, y que hoy en día hay muchos pasajes de la Biblia a los que se ha encontrado otro tipo de explicación.

Quizás el ejemplo más llamativo es este: Según la Biblia, Dios dio a Noé instrucciones precisas para construir el arca, concretamente “150 metros de largo, 25 de ancho y 15 de alto”. Pues bien, en ese espacio tan reducido tuvo que meter una pareja de cada especie. Además, en la Biblia se habla de animales impuros (cerdos y similares), de los cuales se metería una pareja, y de animales puros y pájaros (todos los demás), de los cuales se meterían 7 parejas.
  
¿Y de cuántos animales estamos hablando (en la mayoría de los casos juntando siete parejas de cada especie), teniendo en cuenta que, según la Biblia el agua cubrió toda la tierra hasta 7,5 metros por encima de la más alta cumbre y se mantuvo así durante más de 150 días con lo cual perecieron todos los animales y personas? Pues estamos hablando de: más de 4.000 especies de mamíferos, más de 9.000 especies de aves y más de 8.000 especies de reptiles, que sumado todo ello y multiplicado por siete nos da un total de 147.000 animales, los cuales deberían alojarse en el espacio del arca (recordemos: 150 x 25 x 15 metros).

Y no hablamos ya de los insectos, de los que existen más de un millón de especies diferentes y que, de no haber sido salvados, hubieran perecido ahogados.

Pero es que, además, en una estancia tan larga, de tantos meses, como hubieron de permanecer dentro del arca, era necesario meter la comida para todos esos animales, lo cual suponía ocupar un espacio importantísimo con todo el forraje necesario para los herbívoros y con todos los insectos y animales-comida para los carnívoros a fin de alimentarlos durante casi un año. ¿Cuánto podría ocupar la alimentación de 147.000 animales durante un año? (recordemos el tamaño del arca: 150 x 25 x 15 metros).

La Biblia es, pues, la narración de unos hechos ciertos pero contada de acuerdo a la mentalidad y nivel cultural de aquellos lectores contemporáneos. Algo así como cuando nosotros tratamos de explicar algo muy complicado a un niño pequeño. Por eso no sólo es lícito sino también loable, tratar de “traducir” esa narración de acuerdo con nuestros conocimientos actuales.

No hay comentarios: