jueves, 26 de abril de 2018

Planeta X, ahora ya parece que sí existe


(AZprensa) Son muchas las especulaciones y teorías que hablan de un gran planeta que orbita más allá de Plutón y más allá de esos otros planetas enanos del cinturón de Kuiper a los que acabamos de referirnos en el capítulo anterior. Pero que nadie piense que esto son teorías recientes, sino que se remontan nada más y nada menos que a la época de los sumerios, la primera civilización de la que se tiene constancia. Si bien la ciencia oficial da a esta civilización una antigüedad de 3.500 años antes de Cristo (es decir, más de 5.500 años), hay otros autores que la remontan mucho más atrás, y así surgen grandes discrepancias ya que si nos remontamos más atrás nos vamos a la prehistoria y eso no encaja con una cultura que dominaba la escritura, las matemáticas, el derecho, la literatura, etc. En cualquier caso, los sumerios hablaron de un gran planeta llamado Niburu que orbitaba más allá de Neptuno en sentido contrario al de los demás planetas y cuya influencia gravitatoria lanzó una serie de cometas (del cinturón de Kuiper) contra nuestro planeta causando grandes catástrofes, y que vinieron de allí unos dioses llamados los Annunaki que crearon la raza humana mediante ingeniería genética para tenerlos como esclavos y extraer diversos materiales (como el oro) de la Tierra. El más firme defensor de esta teoría ha sido el experto lingüista (habla decenas de idiomas, en especial lenguas muertas), historiador, licenciado en Historia Económica por la London School of Economical and Political Science, periodista, autor de numerosos libros, etc. Zacherias Sitchin, el cual ha traducido cientos de tablillas sumerias y en base a ellas ha dado a conocer la existencia de este planeta y de aquellos antiguos astronautas que crearon la raza humana. Pero no ha sido el único, posteriormente los babilonios hablaron también de este planeta al que llamaron Marduk. Ya más recientemente se han sumado a la lista científicos, escritores y hasta visionarios (en las teorías de las grandes catástrofes se habla de este planeta llamándolo en algunas ocasiones Hercóbulus).

Pero centrándonos en los más “serios”, al menos para la ciencia oficial, hay que decir que también ha habido muchos, como el astrónomo británico John Murray que afirmó su existencia en 1999 o los investigadores de la Universidad de Kobe (Japón) que en 2008 defendieron la existencia de este planeta que estaría a 100 UA de distancia.

Sin embargo ha sido hace apenas dos años, en 2016, cuando los astrónomos Konstantin Batgyin y Michael Brown, han publicado un artículo en “Astronomical Journal” en donde afirman (con un 99,99% de seguridad) la existencia de ese planeta, que sería 10 veces más grande que la Tierra y estaría a una distancia 20 veces superior a la que hay entre el Sol y Neptuno. La comunidad científica internacional se ha rendido a las evidencias presentadas por estos astrónomos, pero... ¿han modificado en algo sus calificativos sobre Zecharias Sitchin y todos los que anteriormente defendían estas “disparatadas” teorías? La respuesta es “No”, mientras que los cálculos aportados por estos dos astrónomos que sí se han tomado muy en serio.

Los cálculos de Brown y Btgyin sugieren la existencia de este planeta que tendría un volumen equivalente a 60 veces el de la Tierra y una masa 10 veces la de la Tierra, orbitaría a una distancia entre 600 y 1.200 veces más lejos que la Tierra y tardaría 15.000 años en recorrer dicha órbita.

La existencia de este Planeta X o Nibiru explicaría el comportamiento anómalo de los cuerpos celestes encontrados más allá de Neptuno ya que, según afirman, las posibilidades de que dicho comportamiento se deba al azar en vez de a la influencia de este planeta, serían solo del 0,007 por ciento.

Como dice M. Brown, “hay una parte muy importante de nuestro sistema solar que todavía está ahí fuera para ser descubierta, lo que resulta muy emocionante". Y es que tras los últimos datos aportados por el telescopio Hubble, los astrónomos han llegado a la sorprendente conclusión de que hay por lo menos 10 veces más galaxias en el universo observable de las que se pensaba. Esto coloca la población estimada del universo en dos trillones de galaxias como mínimo.

Según el astrónomo Christopher Conselice, de la Universidad de Nottingham (Reino Unido), las galaxias no han estado uniformemente distribuidas a lo largo de la historia del universo, sino que muchas de ellas se han ido fusionando para dar lugar a otras nuevas galaxias. "Lo alucinante es que más del 90 por ciento de las galaxias en el universo (de aquellas de las que tenemos constancia) todavía tienen que ser estudiadas. ¿Quién sabe qué propiedades interesantes encontraremos cuando las generaciones futuras puedan explorarlas con telescopios más avanzados”.

No hay comentarios: